Publicidad
20 Ago 2021

Compartir

Los paraísos perdidos (8)

Manuel A. Raigada

Aunque es algo que ha desaparecido, tuvieron su apogeo en la segunda mitad del siglo pasado. En la Bañeza, como en otros muchos lugares, también existieron. Algunas con dilatada e interesante historia.
La primera que recuerdo era una denominada “Las Delicias”. Estaba situada en la avenida General Benavides, más o menos en el lugar por donde luego durante años estuvo el restaurante El Parque. Debió tener una existencia muy efímera. Disponía de un pequeño escenario para la orquesta y mesas y asientos de obra. Dejó de funcionar, pero sus restos perduraron durante algún tiempo.
En el mes de julio, y con el fin de recaudar fondos para las inmediatas fiestas patronales, se organizaron los primeros Campos de Fiestas. Se celebraban en algunas calles de la ciudad que se cerraban al tráfico, incluso al peatonal, para acceder a ellas previo paso por taquilla. Que yo recuerde, por lo menos se hizo en dos calles. La entonces calle del Carmen, hoy Ángel Riesco, y en la todavía calle Fray Diego Alonso. Esto era el preludio de lo que después sería el mítico Campo de Fiestas.
Todas, al igual que algunas verbenas que organizaban por su cuenta algunos barrios de la ciudad, estaban amenizadas por orquestinas locales, generalmente compuestas por diversos músicos de la Banda Municipal, con nombres tan sugestivos como Brasil, Bolero o Imperial.
Ante la dificultad que entrañaba cerrarlas aunque nada más fuera por pocas horas para restringir el tráfico peatonal (el automovilístico apenas existía), la comisión de festejos, formada en los primeros años 50 y capitaneada por Mario Núñez, decidió hacer uno estable en un solar municipal que existía al final de Doctor Palanca, esquina a la actual Vía de la Plata. Donde hoy se alza el Mercado de Abastos. Se cerró con una pared de ladrillo en las dos calles, y así es como nació el muy recordado por varias generaciones de las juventudes de La Bañeza y comarca, Campo de Fiestas, que tuvo una larga historia hasta que se clausuró al comenzar las obras del mencionado Mercado de Abastos. Tuvo un sucedáneo, aunque por poco tiempo, La Pista Marbella, construida en una huerta casi enfrente, en la susodicha calle Doctor Palanca.
El Campo de Fiestas, desde el primer momento, gozó de una gran aceptación y por él pasaron los más importantes conjuntos musicales de cada época. Fueron muy celebradas las multitudinarias verbenas que se realizaron, en las que tenía lugar la elección de Miss Bañeza o la reina de las fiestas y sus damas de honor. En una de ellas, el año que salió elegida Azucena Díez, se desplazó a La Bañeza un equipo de reportajes de la revista más leída por aquel tiempo, Sábado Gráfico, que vendría a ser el equivalente a la actual Hola.
Algunas temporadas, la organización del Campo de Fiestas pasó a manos privadas. En ocasiones, por un grupo de dinámicos jóvenes bañezanos, con igual o mayor éxito que siempre. Recuerdo, entre otros, a Manolo Montiel y Lucinio Domínguez (Pichi). O el conjunto local Los Atómicos…

…Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies