Publicidad
05 Jun 2021

Compartir

Esa belleza que nos quieren arrebatar

Marta del Riego Anta

Pensé en el día que fuimos a hacer una espera de oso. Llevamos todo el equipo: mochila, prismáticos, catalejo, termo para el agua. Atardecía con esos atardeceres larguísimos del norte. Estábamos en la Cordillera Cantábrica. Abril y mayo son los meses de más movimiento para los osos. Las osas salen de las oseras después del encame invernal y los cachorros de pocos meses no se atreven a alejarse de su madre. Pensé que es relativamente fácil verlos. Si descubres la entrada de la osera, claro. Y verlos desde lejos. No te puedes acercar mucho porque los asustas y huyen. Me refiero a verlos con los prismáticos o el catalejo. Pensé que, aún de lejos, son hermosos. Cuando vi salir a ese animal de pelaje brillante, husmeando a su alrededor, y detrás, dos pequeños oseznos, como muñecos de peluche. Una sensación muy irreal. Los oseznos se subían a su madre, se mordisqueaban el uno al otro, rodaban por el suelo. Pensé que me hubiera encantado estar más cerca, escuchar sus ruidos, olerlos. La osa comía yerba, que es lo único que había cerca de la osera. Los oseznos la miraban con curiosidad.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies