Publicidad
01 may 2021

Compartir

La tía Gilda

Claudio Galán Carvajal

Y no me refiero a la Gilda del Pulgarcito. Mucho menos a la famosa película de Glenn Ford y Rita Hayworth. En la Bañeza también tuvimos nuestra “Tía Gilda”. Una bañezana más de nuestro ayer, que hizo historia en el libro único de nuestro tipismo.
Vivía esta señora en la plaza Calvo Sotelo, junto a la subida del Salvador. Ignoro si era viuda, soltera, separada… Lo que sí recuerdo es que pasaba de los cincuenta. Vestía a ninguna moda, pero con decoro y limpieza. Pelo canoso-gris y larga vara a modo de apoyo, aunque a veces la blandía de modo amenazante al ser llamada: ¡Tía Gildaaaa!
Tenía tres cabras. Dos blancas y una negra a la que llamaba “morita”. La “morita”, aunque la diese buena, tenía muy mala leche… Al grito de la chavalería: ¡Tía Gildaaaa!, se volvían cabra-dueña y embestían.
Era –por así decirlo– cabra-brava. Mi amigo Javier Castaño (muy puesto en el arte de Cúchares, por lo que de niño le decíamos Litri) le llegó a dar algunos pases. Otras veces la cabra no entraba al engaño y fueron muchos los sietes en nuestros pantalones…

…Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR