Publicidad
13 mar 2021

Compartir

Ricardo Aparicio Pérez: se fue desde la Valduerna a “Hacer las Américas”
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Landelino Franco Fernández Cronista Oficial del Ayuntamiento de Villamontán de la Valduerna

Ricardo, misionero claretiano, ha fallecido en León el día 28 del pasado mes de febrero. Extracto la entrevista mantenida con él, poco antes de su defunción.

¿Qué  hechos más importantes influyeron en tu vida antes de irte  a la Misión claretiana de Humahuaca?
A la edad de 13 años fui al postulantado claretiano de Sigüenza, provincia de Guadalajara, con la única motivación de salir del pueblo, donde no había posibilidad de estudios secundarios y de estudiar ebanistería, que a mí me gustaba. La llamada de Dios y la vocación se fueron fraguando poco a poco, a través de los años y algunos acontecimientos. Uno de ellos fue la visita que hicieron dos misioneros claretianos de la misión  China y otro de Guinea Ecuatorial, que me impactaron profundamente.
Recibí la ordenación de presbítero en mayo de 1963. Cursé la Licenciatura en Filología Clásica y al terminar me pareció que no me debía encerrar en los colegios y solicité  ir a una Misión. Me enviaron los Superiores a la Misión de Humahuaca, en el altiplano argentino (3.500 m de altitud media, 37.000 km2 y unos 80.000 habitantes), en las provincias de Jujuy y Salta, y allá comencé una vida nueva. Valoro este destino como una bendición, al igual que el bautismo y el sacerdocio.

¿Cuáles fueron las primeras impresiones recibidas a tu llegada a la  Misión de Humahuaca?
El llegar a un lugar donde se habla la lengua materna tiene sus ventajas, pero también grandes desventajas. La gran desventaja, sobre todo, de creer que uno lo entiende todo y obrar como quien lo sabe todo. Es verdad que la gente te escucha y calla por respeto al Padrecito, el representante de Dios. Pero, o no entienden, o uno no entiende sus reacciones y lo que realmente sienten en su interior. Aunque la lengua es la misma, es otra cultura, otra manera de sentir la vida. Esto uno lo va entendiendo poco a poco, con el correr de los años. Y también poco a poco vas quedando atrapado por la simplicidad y el aprecio de la gente humilde, como me ocurrió a mí, que estuve 50 años en medio de ellos.
Me impresionó el amplio espacio o territorio de la Prelatura de Humahuaca (más de 35.000 kms2); las  alturas de altiplano, el clima extremoso, sol, viento, heladas, tremendas tormentas eléctricas, arenales, caminos, pocos y malos caminos… Íbamos dispuestos, como se dice, a “tragarnos” el mundo. Después, mucho después, yo me fui dando cuenta de que no era eso…

…Puede leer la entrevista completa en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR