Publicidad
13 mar 2021

Compartir

Castillos en la Ruta de la Plata IV “Palacios de la Valduerna”
Castillo_de_Palacios-de-la-Valduerna.

José Dionisio Colinas Lobato

Hemos dejado la comarca del río Jamuz; ahora, separando ambas circunscripciones, Jamuz y  Valduerna, entramos en unas tierras que baña otro río, el Duerna, cuyo nombre dará origen a esa rica comarca histórica, “La Valduerna”; tierras primitivas del viejo Ornia, habitadas en el pasado por los Orniacos; aurífero río romano que guarda las piedras musgosas del poderoso y legendario histórico castillo-palacio de Palacios; fortaleza que alcanzó su máximo esplendor en el siglo XV, hasta que la población irá decayendo con esa afloración de gentes que, en su villa dependiente, La Bañeza, va aflorando a raíz de sus ferias y mercados sabatinos.
El castillo presentaba una planta pentagonal, casi cuadrada, con cuatro torres defensivas en sus esquinas, siendo una más elevada que hacía las veces de vivienda de los señores y torre del homenaje, hoy todavía en pie. Unidas entre ellas por fuertes lienzos de piedra y argamasa. En la zona superior se encontraban los paseos de guardias, protegidos por almenas. En sus paños y cubos de piedra había amplios ventanales, saeteras y pequeños minaretes defensivos. Rodeado todo por una muralla que debía salvar el paso, a través de dos puentes levadizos; el principal, para el paso de los señores vizcondes, y el segundo, del servicio y la tropa que tenía su acceso al patio de armas y caballerizas.
El castillo de Palacios de la Valduerna fue residencia de los Vizcondes de Palacios y Señores de la Valduerna. La reina doña María de Portugal, esposa del monarca Alfonso XI de Castilla, en su testamento del año 1351, manda que se venda su villa de Palacios, junto al río Ornia, y las casas, tierras y fortaleza, las cuales fueron adquiridas por don Martín Alonso Tellez. Este señor, en 1356, la volverá a vender por 150.000 maravedíes al caballero don Juan Alfonso de Benavides, apodado “el mozo”, quien participará en las luchas familiares entre Pedro I y su hermano Enrique II. Este monarca, tras vencer a su hermano, confiscará la plaza y villa a la familia de los Benavides y se la dará, como prueba de confianza y ayuda prestada, a don Juan de Bazán.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR