Publicidad
13 Feb 2021

Compartir

Aventuras mínimas

Marta del Riego Anta

Cuando aún existía la Alemania del Este, a los jóvenes los enviaban a campamentos veraniegos en el campo, en autobuses que nunca viajaban en línea recta, sino que iban dando vueltas y revueltas hasta que los chavales tenían la sensación de que habían atravesado un país entero para llegar a su destino. “Lo hacían para mostrarnos qué grande era nuestro país y para que tuviéramos la sensación de que estábamos yendo lejísimos de casa, viviendo una gran aventura”, me contó una vez una amiga alemana. Ahora creo que todos experimentamos esa sensación. Con que nos movamos mínimamente, ya creemos que hemos vivido la gran aventura. Me pasó hace unos días. Viajé a Barcelona invitada por la BCNegra, la semana de la novela negra. Fui en AVE. Paseé frente a la playa. Conocí a personas nuevas. Me tomé un vino en una soleada terraza con un amigo escritor a quien no veía desde hacía tiempo. Hablé con desconocidos. ¡Hasta dormí en un hotel! Como si fuera una gran aventura. Tenía esa sensación, sí.
Aunque las Ramblas estaban medio vacías. Las tiendas cerradas. Los bares abrían unas horas, hasta las tres y media. Y en el comedor del hotel no había nadie más.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies