Publicidad
17 Ago 2012

Compartir

Cánticos a las Tierras del Teleno ¿un trabajo definitivo?

Martín Martínez.

Si yo fuera poeta; si fuera capaz de componer un simple cuarteto, estaría satisfecho y orgulloso con que Tista y Sara, Sara y Tista, le pusieran música al mismo. Dios me ha dejado inope en el arte del verso, alabado sea. Pero sí me ha concedido el don de saber paladear la poesía por partida doble, cuando Sara y Tista ponen notas a los versos y surgen como fuentes cristalinas enchiendo el cauce que las lleva a mares ignotos.
Después de haber escuchado, complacido, casi todos sus discos; después de tenerlos en directo en tantas y tantas actuaciones, en tantas y tantas sobremesas, uno cree que éste bien podía ser el trabajo definitivo de la pareja Tista y Sara. Y escribo la palabra definitivo porque difícilmente los hados volverán a reunir a catorce poetas para que esta pareja de hecho, de derecho y de credo, pasen sus versos al pentagrama. Difícilmente, aunque seguramente habrá otras oportunidades, Sara y Tista puedan complementar su maestría con la participación de sus hijos, por aquello de los vuelos filiales; aquí se ha incorporado la guitarra de Juan, cuyas cuerdas arrancan ahora arpegios por los claustros del Seminario astorgano; y aquí está el candente violín de Diana, cazadora de fusas y semifusas con el mágico arco que maneja ya como consumada intérprete. Dos buenas astillas del leve y enhiesto chopo de la Vega y del fuerte humero del Eria.
Sí, creo que puede catalogarse como trabajo definitivo, aunque lo encabece con interrogante, porque después de décadas de andadura en común, conjugando sus voces, ronca quizás, profunda y empastada la una, suave, melodiosa y acariciadora la otra, reúnen en “Cánticos…” una gavilla de poetas leoneses de diferentes cuerdas, de diferentes palos dirían los entendidos. Y así rodean el mítico Teleno con ritmos de baladas, jotas y corridos que aúnan los ritmos y sentires de Maragatería, de la Cabrera y de las Tierras Bañezanas, en un rosario de versos musicados. Ahí están las letras y las músicas que maridan –como hicieran en su día con la pareja en cuestión- esos dos ríos emblemáticos que son el Tuerto y el Eria, en sus voces siempre acompasadas. La poesía veneciana y señorial de Antonio Colinas; la cuasi renacentista de Miguel Ángel; la poesía arraigada al terruño –no sólo ha de ser la de Panero- de Adolfo y Puerto; la desgarrada y también desarraigada de Felipe y Reñones; la reivindicativa y hasta altanera de Trapiello y Martínez Franco; las baladas de amor y olvido de Carnicero y Santos; sin que falte el canto al aurífero Eria, ni la elegía dedicada a aquel puente, que un día compuso el padre Pedro Rubio, merecido homenaje.
La escucha de “Cánticos a las Tierras del Teleno” ha acompañado mis trabajos matinales varias jornadas de este raro verano; recuerdos me ha dejado de hace 35 años por un librillo titulado “En torno al Teleno”; miro, ahora, ese amplio territorio protegido por el sagrado monte, al que tientan arrebatarle su esencia secular, eliminando la historia del Concejo al eliminar las Juntas Vecinales. Los godos, por Castrocontrigo, seguramente tenían  afianzado su derecho comunal; en la medieval y monacal Isla del Tuerto era una realidad contrastada la libertad del hombre, el derecho a sus usos y costumbres. Las voces de Sara y Tista tienen aquí materia reivindicativa para una canción, como hicieran en su día con la “Vía de la Plata”, hoy también denostada por quienes tienen la obligación de protegerla.
Aunque me reafirme en la propuesta inicial, sé que vendrán más trabajos, más canciones, más letras; que este dedicado al Teleno no será el último, pero con toda seguridad será el definitivo.
Las razones son muchas para afirmación tal, pues aunque todos los trabajos sean buenos, siempre hay uno que es el mejor, el insuperable en la condición humana. Ambos calificativos puede llevárselos “Cánticos a las Tierras del Teleno”; que además son “cánticos” como sacros religiosos, no cantos. Gracias por ello Sara, gracias Tista.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies