Publicidad
06 Abr 2019

Compartir

La puertina de la Administración

Marta del Riego Anta

Era una puertina de poco más de un metro de altura con cerradura y todo. Estaba situada en un muro de la sala del registro. Había una cola infinita. La máquina expendedora de tickets de citas estaba estropeada, así que llegabas y preguntabas a voz en cuello, para que se te escuchara en medio del guirigay, quién era el último, y ocupabas tu lugar y procurabas que nadie se te colara. Calculé que tenía para una hora y me dispuse a esperar con paciencia universal. Entonces descubrí la puertina. Tenía unas dimensiones extrañísimas. Parecía que de un momento a otro la cruzaría el conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Y cuando Alicia intentara seguirlo se pegaría un coscorrón contra el marco.
Aunque la sala del registro de País de las Maravillas tenía poco. Despintada, con desconchones, cables al aire, pelotillas de tamo en las esquinas. Una funcionaria pequeña –tamaño puertina– le gritó a una embarazada: “¡A ver, no puede estar ahí en medio, le busco una silla!”. La embarazada enrojeció: “No hace falta”. “¡Que me da vergüenza que esté de pie!”. La funcionaria apareció con una silla destartalada y la llevó a rastras armando un escándalo de mil demonios hasta la embarazada, obligándola a sentarse.

……………..Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies