Publicidad
02 Abr 2012

Compartir

Chsss… Silencio, pasan el Nazareno y la Soledad

Javier Castaño.
El cartel anunciador de la Semana Santa gusta a todos; en él se ve a la Virgen de la Soledad: bello y fresco rostro, suplicante y apenado, muy expresivo. Altas o bajas, en Abril son las Pascuas. Es la fiesta más grande y sentida de nuestro calendario. Unos con velas y otros con blandones, todos nos juntamos en las procesiones. Los bañezanos celebramos la Pasión saliendo a las calles y admirando la monumentalidad impresionante de los Pasos. Las procesiones van custodiadas por papones con túnica y capuchón, la asistencia de féminas va engrandeciendo y la colaboración de las “Manolas” es muy linda.
Espléndida es la formación de las bandas de cornetas y tambores que retumban en el gran silencio: Manejar el silencio es más difícil que manejar la palabra. “La palabra es plata y el silencio es oro”.
El Miércoles Santo, la Cofradía de las Angustias reparte entre los “pobres” el muy famoso, riquísimo y opíparo potaje de garbanzos y bacalao, la magistral receta es de la inolvidable señora Angélica (D.E.P.). Un corazón bueno vale más que todas las cabezas del mundo. Este acontecimiento tiene raíces y es declarado De Interés Turístico Provincial. (Santo Potajero no me llenes el puchero hasta arriba, que hay muchos “pobres” en la fila). La Cofradía necesita la colaboración de los feligreses con su donativo voluntario para costear el Potaje. “Un garbanzo no hace puchero, pero ayuda al compañero”.
Las tres bien organizadas cofradías hacen un buen trabajo para que todo esté en su punto y Jose “El Relojero” hace méritos como los demás.
El buen cristiano hace su santa voluntad y no se pierde una procesión.
Hombro con hombro, paso a paso, caminando bajo el mismo sentimiento, los pujadores lo hacen bien coordinado. La procesión del Silencio (Miércoles Santo), es la luz que se esconde entre las piedras de los edificios  por donde discurre  la Amargura, y el silencio es desfile limpio como la patena y solo se escucha la fe.
La Bañeza es un pueblo creyente con tradición “semanasantera”, las calles se llenan torrencialmente de expresivos cortejos que reviven el drama de Jesucristo y el público disfruta.
Madrugada del Viernes Santo, suculentas sopas de ajo, preferiblemente las que elaboran la familia Boño: están sabrosonas.
Días de limonada para todas las edades, cuidado niños que es golosa, no cojáis una melopea.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies