Publicidad
28 oct 2013

Compartir

Riesgo de hundimiento en la ubicación del futuro almacén nuclear de Villar de Cañas (Cuenca)
Panorámica_de_la_Zona_de_colapso(Javier-Fdez-Lozano)

Javier Fernández Lozano

Con casi 450 habitantes, el pueblo de Villar de Cañas, en Cuenca, ve surgir nuevas incógnitas sobre la viabilidad del proyecto de gestión de residuos radiactivos en la zona. Este proyecto, basado en la construcción de un almacén temporal con capacidad para gestionar más de 7.000 toneladas de restos procedentes de las centrales españolas —como la de Vandellós I, Cofrentes o  Garoña, entre otras—, permitirá ahorrar a nuestro país casi 65.000 euros que se pagan diariamente a Francia, desde enero, por su custodia hasta el año 2016.
Este tipo de almacenes está diseñado para facilitar el agotamiento paulatino del material radiactivo, evitando así la saturación de las piscinas de las centrales nucleares y su acumulación, una vez terminado su ciclo vital. En España existe otro silo de similares características para la custodia de restos de media y baja radiactividad. Se trata de El Cabril, en la provincia de Córdoba. En el año 2010 fueron varios los municipios que solicitaron la custodia de los residuos ante la promesa de trabajo y ayudas económicas para los pueblos y sus gentes; sin embargo lleva consigo un cierto riesgo ambiental y, sobre todo, el miedo a que el proyecto no se realice correctamente. En este sentido es fundamental el estudio de las condiciones geológicas y medioambientales —principalmente geotécnicas— que avalen la seguridad del almacén y el medio que lo rodea ante posibles fugas.
En 2006, la cercana población zamorana de Peque ofreció terrenos para albergar el futuro almacén temporal centralizado de residuos. En este caso probablemente las condiciones geológicas hubiesen sido más favorables, pues, bajo los depósitos de sedimentos terciarios, se encuentra una capa impermeable de roca metamórfica llamada gneiss, con características parecidas a los granitos. Sin embargo, contaba con la fuerte oposición de los pueblos próximos y las asociaciones ecologistas (proximidad al Parque Natural del Lago de Sanabria, falta de ferrocarril, etc.). El caso sentó precedente, y sobre todo, ruido. Finalmente, la ubicación fue desestimada por el Ministerio de Industria y entre los pueblos solicitantes fue seleccionado Villar de Cañas.

En abril de este mismo año, la zona del asentamiento del futuro almacén fue inundada por la crecida del río Záncara. Este hecho no hubiese dejado de ser una mera anécdota, si no fuese porque los terrenos donde se plantea la construcción del almacén están constituidos por arcillas con yesos de edad miocena (Terciario). El yeso es un mineral soluble en agua que puede encontrarse en forma deshidratada (anhidrita), lo que añade un problema más; el aumento de volumen producido al rehidratarse en presencia de agua.En este tipo de terreno, el yeso no siempre aparece formando capas, sino lentejones, a modo de parches dispersos. Cuando llega a completarse su disolución —en un proceso llamado karstificación—, el substrato presenta un aspecto similar al del queso gruyere suizo. Pero en muchas ocasiones, se produce tan solo un colapso, acomodándose las capas de material situado por encima al socavón resultante (en forma de dolinas de subsidencia o colapso).
Una vez más, parece que se han pasado por alto los estudios geológicos, lo que supondrá muy posiblemente, una fuerte inversión económica que permita asegurar el terreno, bien llevando pilotes a mayor profundidad, fuera del alcance de los yesos, o mediante el uso de losa, en función de la extensión.

http://javi-geo.wix.com/javier-fernandez-lozano#!

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR