Publicidad
23 Dic 2011

Compartir

Tiempos de natividad

Telmo.
La vida es, sin duda, la acción más extraordinaria y sorprendente que sentimos en todo aquello que nos rodea y crece junto a nosotros. Vida en todos los sentidos. Vida desde que se concibe; vida que se alimenta con la amistad, solidaridad, cariño y buena convivencia. Vida, unida a las ganas de vivir. Hablando de solidaridad, el ejemplo del pasado sábado día 10 y la cena que organizó en nuestra querida tierra la Junta Local de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) demuestra, una vez más, que afectados, familiares, amigos y personas que tienen el corazón engalanado de virtudes, desean seguir apoyando la vida de aquellos que conocemos   esta “desordenada” enfermedad. Enhorabuena a la Presidenta Mari Trini del Canto y a su equipo, por la organización perfecta de este acto.
Cuando reuniones de este tipo marcan el entusiasmo de las personas por colaborar y demostrar su solidaridad, no se entienden los “rosarios” de disparates que el Mundo “desarrollado” ha realizado en estos pasados años. El pago que ahora debemos efectuar por tanto egoísmo, puramente material, nos ha llevado a una situación nada plausible y muy preocupante. De ninguna manera vamos a repasar los tan traídos y llevados mecanismos que dicen analizan el problema, ni tampoco la “prima de riesgo” nos puede amargar estas fechas Navideñas.
Esta Navidad, tiempo de un nacimiento extraordinario, debemos mantener esa solidaridad de la que hablamos al principio, pues parece ser más necesaria que nunca. Haya o no “picaresca” en las listas de parados, lo cierto es que vamos a superar los cinco millones. La inmensa mayoría tiene ganas de “vivir” y sentir felices a todos aquellos que les rodean. Son fechas de “vida” y de alegría. Podemos ser más o menos practicantes con nuestra Religión, pero no podemos olvidar el bien tan enorme que la Iglesia Católica (en estos momentos difíciles) está realizando con aquellos más desfavorecidos. En ciudades importantes (por desgracia) se puede observar la atención que dicha Iglesia mantiene con los necesitados. Digo esto, pues en ocasiones, se pueden escuchar algunos argumentos en contra, que no tienen fundamento.
En estos tiempos de celebración del nacimiento de Jesús, nuestro estado anímico suele cambiar. La alegría parece asomarse a nuestro balcón principal. El abrazo, las sentidas palabras, los regalos, felicitaciones y un sinfín de buenas costumbres, afloran especialmente en estas fechas. Las reuniones familiares y el agradecimiento a los abuelos por “cuidar” de los nietos durante el primer trimestre escolar de parvulario, surgen también en estos días. Toda la familia parece olvidar los sucesos menos agradables, durante la Navidad. -Sí… durante la Navidad. ¿A causa de qué ese cambio anímico y costumbrista, cuando pasa esta festividad de “vida y alegría”? Los psiquiatras, psicólogos y aquellos relacionados con el estudio del comportamiento cerebral… tienen la palabra.- Mientras tanto, disfrutemos de la “vida” y de estas fechas tan entrañables. Que los Reyes nos traigan mucha solidaridad y podamos sentirnos orgullosos de actos como el citado al principio de este artículo. Para todos… FELIZ NAVIDAD y un mejor año 2.012.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies