Publicidad
17 jun 2011

Compartir

CAJERA DEL SUPER

Nadie está exento, en esta vida impersonal que nos imponen, de dejarse llevar por reclamos comerciales. Para empezar diré, en mi descargo, que nunca le dije tantas veces ¡no! a una mujer. También aclararé que he sido serio, que yo siempre la miré como cliente y que casi no sé cómo son sus ojos, sí sus manos, pues admiro a los que tienen facilidad para todo lo contable, a los que ordenan los estantes, ponen etiquetas, manejan las monedas con destreza y hacen inventarios. Yo para eso soy inútil.
Diré, a pesar de que con lo escrito resulte paradójico, que a mi cajera la define bien la discreción: esa virtud que a cualquiera vuelve sabio y a las mujeres, ángeles; además es eficaz, e igualmente cordial -sin estridencias- con los de compra humilde y con quienes van a carro lleno, y actúa “con carácter” con los que creen que su compra es especial.
Lo cierto es que muy poco me conoce, fugazmente, a mediodía: una vez unos tomates, otra una lechuga… a esa hora en que ha de atender la caja y la intendencia. Eso sí, le he dado pruebas de que soy de poca cesta, despistado, y de que nunca aprenderé donde están las cosas. ¡Que no soy lo que parezco! Pero ella, erre que erre…
Acaso se ha fijado en mi embeleso con los que van papel en mano –sobre todo por la crisis- con un “proyecto” de la compra, o ha notado que contemplo. Pero es seguro que no sabe, para colmo, que aunque también en ellos, como en todo, se aprenda de observar, los supermercados no son mi devoción, pues prefiero la compra en las tiendas donde, con sólo dar los días, saben qué queremos. Y además, mirando los ojos del pescado se hacen amistades. Lo cierto es, como he dicho, que nunca una mujer me insistió tanto. Y al final, lo confieso, sucumbí…
Ayer mismo rellené el pequeño formulario. Ya soy del club. A partir de ahora escrutaré los artículos-estrella y esperaré con emoción la retahíla de papeles de descuento, aunque nada tenga que ver con lo que quiero. Y es que, hoy, cuando me dijo -con sonrisa cómplice y tono alborozado- ¿tiene usted tarjeta?, por fin le dije ¡sí!

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Funeraria La Cruz
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR