Publicidad
22 jul 2011

Compartir

FILOS

De vez en cuando, sonidos musicales, sencillos -algunos casi perdidos- me devuelven el asombro de los recuerdos: silbato de silbos propios, blancos, de sustento o de dulce espera, del panadero o del cartero; cornetín apagado, ronco y latón, del barrendero; trompeta del titiritero, sombra y tremolante…
Anteayer, sin ir más lejos, el sonido de una chifla -flauta de Pan- aun no sonando como entonces, fue suficiente para alojarme en el pasado. Firururuuuliiii… Liiiiruuururufá. Enseguida salí a verlo. Silencioso, con ese inclinar de hombros que suele dar la llaneza; más joven -lo aseguro- que lo que indicaban su ceño y su pericia; con mapas de arrugas partiendo de su mirada que confluían en labios casi escondidos; de tez curtida en soles de esos que, esquivando fríos, se vuelven roñosos de calores… Reservado.
Con él recordé a aquellos que, cargando con su rueda -tarazana- y luego en bici, héroes sin guerra -algunos segaban a hoz durante el verano- afilaban herramientas de corte en el otoño y en el invierno, o arreglaban, llegado el caso, las finas varillas de los paraguas. ¡El afilaooo! A pulso, entre chispas del esmeril; a pulso, en ángulo exacto; a pulso siempre, acariciando filos como de primeras hachas de mano.
Como si fuera un mito, con él no se pierden esos oficios que atienden a objetos reutilizados. Y con él volví al primer uso de razón que supone cortar con un cuchillo o unas tijeras, ensimismado, como trazando una grieta en un muro, rozando un límite entre contrarios. Firururuuuliiii… Liiiiruuururufá.
No importa ahora que, este afilador que digo, fuera en moto pequeña que trajo con él en coche desde Orense; y que llevara un altavoz muy funcional con la grabación de un convocante sonar de chiflo; y que al afilar ya no saltaran chispas, y que el hombre tuviera en su pulso un inquietante palpitar, conmovedor, ya que hasta su hablar temblaba.
Y es que las imaginarias fotos de los emotivos espacios de la memoria, como sus manos, entre filos y nostalgias, suelen salir movidas.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR