Publicidad
02 sep 2011

Compartir

ESCRITO EN EL VIENTO

En “El Adelanto” comencé a leer. Con él y con el “Catón” me enseñaron mis padres las primeras letras. Ellos mismos me contaron que cuando Don Ángel, el fundador, volvía a casa -vivíamos puerta con puerta, y aún no iba yo al colegio- deletreando en sus páginas, en cualquier artículo, le mostraba mis avances como lector. También en sus páginas pronto aprendí el amor por nuestras tierras de tanta gente; y en ellas -entonces yo no era ni adolescente- comencé a escribir. Acaso por eso siento honor -y la ilusión de la primera vez- cuando escribo en este periódico.
Hoy, agradecido, recuerdo a cuantos me leéis. Más mujeres que hombres: parece que es práctica habitual. En el viento, con esfuerzo, he ido construyendo esta columna. Para todos. Para vosotros, que me animasteis a escribir en primera persona. Para ti, a quien te la leo. Para ti, que la esperas. Para ti, que la recortas y la mandas fuera. Para ti, que la citas. Para ti, que en tu casa de León la repartes fotocopiada, o para ti, que me dices que continúe, con complicidad…
Estáis conmigo: os he abrazado con cada letra, en tantos amaneceres. Siempre contemplando, no olvidando a nadie, siendo del aire, siendo de nada, callando si algo he tenido y sufriendo al no darlo todo.
Muchas veces digo los nombres de cuantos aquí escribieron antes que yo y pienso enseguida en los que vendrán: si supierais cómo vibro cuando leo a un escritor nuevo, y cómo deseo que los jóvenes escriban y nombren la tierra, pues arrastrado por la luz voy a veces donde el fuego, a poniente, donde la arcilla, donde creo que van a quedarse todas las voces -sangre y raíces- y allí, con ecos de agua, noto que, pensando y diciendo tierra, como origen, se dice Madre y se dice Dios.
Vuelvo al silencio -el verbo es esqueje, regreso, páramo o vega- y no sé lo que haré con mi palabra a solas.
Ay, tierra bañezana, dios mujer, pues hasta me has enseñado el arte sagrado de obviar lo que sé, a volverme nube, préstame ahora -ya cerca el otoño- aunque sea un poco, esos tus ojos de mirar adentro.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR