Publicidad
15 Abr 2011

Compartir

José L. Martín Rubín: ¡Porróm, pooom, pooom!

Ya se pasó el carnaval
y llega Semana Santa,
así que hoy es la ocasión
-la ocasión la pintan calva-
“pa” que por aquí desfile,
con su larga y negra saya,
el señor Martín Rubín,
que don José Luis se llama.

Por ser harto conocido,
hoy se luce en esta página,
que es este señor Rubín,
bañezano hasta las cachas,
un famoso relojero
desde su más tierna infancia,
cuando, a cuerda y a pedales,
tales relojes andaban.
El “Círculo Mercantil”
hace años él mandara,
y era él el que mejor
hallaba al “Círculo” el área.
También presidio hace tiempo
nuestra “Coral Milenaria”
y muchas asociaciones
que, si tengo que citarlas,
llenarían de este Adelanto,
más que de esquelas, sus páginas.

Es juez de “La Vera Cruz”,
cofradía muy afamada,
la que hace la procesión
que sale de madrugada,
cuando son las doce en punto
y, en el reloj de la plaza,
aunque no esté Cenicienta,
suenan doce campanadas.
Que, cuando Bedunia duerme
y ya los niños descansan,
sale la tal procesión,
con decenas de gargantas
que el “Miserere mei deeei”
en un culto latín cantan:
“Misereeere meeei deeei…”
y después, “secundum magnam…”
En una lúgubre noche
resuenan viejas palabras
mientras el cura, detrás,
con el hisopo y el alba…
reparte sus hisopazos
sobre decenas de almas.
Para que nadie se duerma,
van tocando las carracas…
Delante, va presidiendo,
con su vela tan escuálida,
el jefe de los cofrades
de “La Vera Cruz” citada,
sosteniendo entre sus manos
el gorro agudo que espanta,
con cíngulo bien atado
en la mitad de su saya.
José Luis desfila armado,
bien armado con su vara,
vara que, muy larga y tiesa,
lleva con orgullo y casta.
Al acabar el desfile
decenas de judíos mata,
que eso de “matar judíos”
aquí es costumbre muy sana,
tan sana y reconocida
como jugar a las chapas…

Participó en mil tertulias
en la radio bañezana,
porque es un gran charlatán
que a duras penas se calla,
—dicen quienes lo conocen
que “ni debajo del agua”—.
Sigue arreglando relojes
con su mano experta y sabia,
y hace que muevan el péndulo
y que marquen la hora exacta.
Pero no hablemos de péndulos,
ni de vidas pendularias.
Su voz, profunda y potente,
puede decirse que es alta,
y es señor de los que dicen
las verdades a la cara.
Simpatía por doquier
y con “chispa” bañezana,
también en los carnavales
el José Luis se disfraza.
Cocina como Arguiñano,
y con gran tino prepara
un buen congrio al ajo arriero
o costilla con patatas…
que con tan solo citarlos
ya se me hace la boca agua…

No hace el primo, pero es primo
del Alcalde de la Plaza,
el “relojero” demócrata
que atiende al nombre de “Pala”.
Que no es lo mismo ser primo…
¡que ser primo del que manda!

Mas, como ya están cansados
de esta procesión tan larga,
con permiso, mis lectores,
esta procesión se acaba…
Y ya que es el carnaval,
muy reciente declarada
una Fiesta de Interés
Nacional en nuestra España,
reclamo también tal título
para esta Santa Semana.

Y porrón, pom, pom, pom, pom…
la procesión ya está en marcha.
Que disfruten, bañezanos
de nuestra Semana Santa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies