Publicidad
18 Nov 2021

Compartir

El “Grupo de Bailes La Asunción” celebró su XXX aniversario

Como celebración del 30 aniversario de la fundación del Grupo de Bailes La Asunción, y pese al frío y la niebla de la tarde del sábado 13, los bañezanos tuvieron la oportunidad de disfrutar de un pasacalles desde el Hogar del Jubilado a la Plaza Mayor, así como de bailes regionales, acompañados de la música de Bañezaina, y pastas ofrecidas por la agrupación.
A lo largo de todo este tiempo, no son pocas las personas que han formado parte del grupo, algunas de edad bastante avanzada. En la actualidad hay inscritas una treintena aproximadamente.
Fue fundado por unas amas de casa que querían recuperar las tradiciones de antes y volvieron a restaurar los trajes de que disponían. Aunque estuvieron agrupadas en asociación, después de unos años y elaborando unos estatutos consolidaron el grupo La Asunción.
Su actividad recorre provincias de la propia comunidad autónoma, como Valladolid o Zamora, y también otros lugares de España, como Asturias, a donde suelen acudir con frecuencia. Y fuera de España, también han realizado encuentros en Gennevilliers (Francia).
El año pasado tenían programado un viaje de intercambio a Murcia, pero desafortunadamente, debido al Covid-19, no pudo ser posible y tuvieron que cancelarlo, así como el resto de salidas que esperan retomar el año que viene.
Dentro de la organización, cada dos años se cambia la junta, es decir, se vuelve a elegir una presidenta, una secretaria y una tesorera. Cualquier persona que quiera apuntarse y participar puede acudir los viernes a las nueve de la noche al salón del Hogar del Jubilado. Cabe la posibilidad de ser socio colaborador, que no bailan pero ayudan y acompañan en las salidas echando una mano con todas las cosas que es necesario llevar. “La edad es indiferente, tienes un sitio en la agrupación desde que empiezas a andar hasta que ya no puedes más”, señala su presidenta Lourdes Martínez.
Respecto al traje y las piezas que lo constituyen: empezando por abajo, llevan unos calcetines que pueden ser medias, mejor lo segundo. Después van unos pololos y unas enaguas. Con manteo o rodao, se lleva una bajera por debajo, pero si se viste saya, no. En la parte de arriba lucen una camisa ricamente adornada y acompañada con un justillo, que es opcional. Por encima va el pañuelo de Ramo o de Manila, de infinidad de colores y estilos. En la cabeza siempre el pañuelo, que puede ser de seda o de algodón, y para los hombres un sombrero. Finalmente, las joyas completan los magníficos trajes.
La filosofía no ha cambiado desde el inicio al presente. La máxima sigue siendo preservar, por lo que continúan recuperando los trajes y tratando de no perder los que tienen, cuidándolos lo máximo posible. Si están muy estropeados y es imposible restaurarlos, se intentan copiar fielmente tal como son.
Es una actividad abierta a cualquier tipo de público, por lo que, “lo único necesario son ganas e ilusión de formar parte de tan bonita tradición”, afirman sus componentes, quienes animan a apuntarse.

Alicia F. Bajo

Sin comentarios
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies