Publicidad
14 Sep 2021

Compartir

Bienvenida del párroco a la Cruz de la JMJ y el Icono de la Virgen María “Salus Populi Romani”

Jerónimo Martínez Franco

Bienvenida seas, Cruz de los jóvenes. Bienvenida a La Bañeza. Bienvenido seas, Icono, Salus Populi Romani.
Os doy la bienvenida, no por lo que sois, sino por a quienes representáis… al mismo Redentor, vencedor de la muerte y recreador de la vida, y a su madre el día que se celebra la Natividad de la Virgen.
Dormíais ayer en el Santuario de Covadonga, comisteis en la Basílica de la Encina y queréis finalizar el día en esta también vuestra casa, el Templo de Santa María. La parroquia guardará en su memoria esta singularidad y predilección.
En nombre de las parroquias del Arciprestazgo de La Bañeza, os doy la bienvenida en representación de los bautizados de todos los pueblos del Jamuz, de todos los pueblos del Duerna, de la totalidad de la Valdería y de casi toda la Cabrera; de algunos pueblos del Orbigo, de algunos del Tuerto y algunos del Páramo.
Y me alegro de recibir la Cruz en esta plaza de La Bañeza, marcada principalmente por cuatro calles que forman también una cruz. Y esta cruz, esta plaza, es un encuentro fraternal de pueblos.
Somos 105 pueblos, diversos, pero con el deseo de que nuestros encuentros estén marcados por el valor redentor de quien murió en una cruz para que los hombres vivieran como el Padre-Dios quiere que vivan sus hijos.
Hace 37 años el Papa entregó esta misma cruz a la juventud del mundo. Éstas fueron sus palabras en aquella ocasión: “Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención” (Roma, 22 de abril de 1984).
La Cruz quiere relatarnos su periplo desde entonces. Y nos dice: en 1985 Los jóvenes de Roma me pasaron a las manos de los jóvenes de Praga, en Checoslovaquia. Era el Año Internacional de la Juventud: Me volvieron a pasar a Italia, de Italia a Francia, Luxemburgo, Irlanda, Escocia, Malta y Alemania. En 1987 me llevaron a Buenos Aires (Argentina), en 1989 circulé por los Países Bajos, en agosto me trajeron a Santiago de Compostela, al Encuentro Mundial de la Juventud, y en octubre fui a Seúl (Corea) para el Congreso Eucarístico Internacional. En 1990 estuve en México y en Estados Unidos, en 1991 fui a Polonia, a Czestochowa, la diócesis de origen del Papa San Juan Pablo II, visitando también Alemania y Suiza. En 1993 a la octava JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) en Denver, EE.UU., y en 1995 a Manila (Filipinas), a la décima JMJ.
Puedo resumir lo dicho con las palabras que en 1998, en la homilía del Domingo de Ramos, dijo el Santo Padre: “De Roma a Buenos Aires; de Buenos Aires a Santiago de Compostela; de Santiago de Compostela a Czestochowa; de Jasna Góra a Denver; de Denver a Manila; de Manila a París, ha peregrinado esta Cruz de un país a otro, de un continente a otro. Queridos jóvenes, vuestra elección es clara: mirando esta Cruz descubrid el sentido de vuestra existencia y la fuente de vuestro espíritu misionero”…

Texto completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies