Publicidad
14 Sep 2021

Compartir

La empresa Aquilón registra una prueba para el diagnóstico de la brucelosis porcina

Si se aprueba, será pionera a nivel mundial

La empresa Aquilón, spin-off del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, dirigido por el doctor, catedrático de Enfermedades Infecciosas y Epidemiología, e investigador Pedro Rubio, miembro de nuestro Consejo Editorial, y constituida por los investigadores del grupo, con la participación de la Universidad y de la empresa Janus Project, presentó ‘Brucellin Aquilón’ ante la Agencia Europea del Medicamento (EMA). En la empresa participan también inversores que apuestan por apoyar la innovación (el fondo Seguranza promovido por la Junta de Castilla y León y gestionado por Clave y Alentia Capital) y socios industriales (Grupo Labiana y Grupo Ferrer).

La brucelosis es una enfermedad que afecta la reproducción de vacas, cabras, ovejas, cerdos, perros y mamíferos marinos (pinnípedos y cetáceos), causada por distintas especies de bacterias del género Brucella.

Es una zoonosis, ya que puede transmitirse a humanos y provocar una enfermedad conocida vulgarmente como fiebre de Malta con síntomas persistentes de fiebre elevada, fuerte dolor articular y muscular, fatiga, etc., que pueden ser crónicos o desaparecer y volver a aparecer semanas después, y que puede complicarse y ser más grave. La brúcela del cerdo, llamada Brucella suis, es precisamente la que causa la enfermedad más grave en el hombre. La brucelosis porcina es una enfermedad de declaración obligatoria que debe erradicarse y para ello es también obligatorio sacrificar a todos los cerdos que den positivo en los análisis oficiales.

Los métodos actuales de diagnóstico serológico pueden dar resultados falsos positivos hasta en un 15% de las pruebas que se realizan. Estos falsos positivos son cerdos que no están infectados por Brucella suis, pero que en el análisis serológico dan positivo porque tienen otras bacterias no patógenas que están presentes frecuentemente en las explotaciones porcinas; es lo que se llama reacción cruzada y son sacrificados por precaución, dado que no se puede distinguir entre falsos y verdaderos.

Los reproductores de alto valor genético que se importan también deben ser analizados y son sacrificados cuando el resultado es positivo. Los sacrificios suponen fuertes pérdidas económicas, que son especialmente elevadas cuando hay que sacrificar animales de alto valor que pueden costar miles de euros.

La prueba diagnóstica desarrollada por Aquilón evita estos resultados falsos positivos y, por tanto, las pérdidas que provocan. Es una prueba pionera en todo el mundo y en su desarrollo ha sido fundamental el diálogo y el apoyo constante de las Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios y de la EMA, así como el asesoramiento científico y técnico de los equipos de investigación sobre brucelosis de la Universidad de Navarra y del CITA de Aragón. Se espera que pronto sea reconocida como prueba oficial mundial por la Oficina Internacional de Epizootias, el organismo encargado de la sanidad animal en todo el mundo que depende de la ONU.

El trabajo con este producto comenzó en 2015 y ha exigido una inversión de un millón de euros para completar las pruebas experimentales y de campo, con el fin de completar  la exigente documentación que pide la Agencia Europea del Medicamento, lo que es un logro muy importante no sólo para una empresa pequeña, como Aquilón, sino para cualquier empresa farmacéutica veterinaria.

 

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies