Publicidad
10 Sep 2021

Compartir

Cerca de 200 personas asistieron a la marcha reivindicativa convocada por la Plataforma Alta Valduerna

¡Renovables sí, pero no así!

A la convocatoria de la Plataforma Alta Valduerna para el domingo 5 de septiembre –con el fin de realizar una marcha para reivindicar “energías renovables, pero sin atentar contra nuestros pueblos, nuestras tierras y nuestro ecosistema”, y en oposición a la instalación de parques fotovoltaicos en las comarcas de La Valduerna, La Maragatería, La Cepeda, La Sequeda, el Valle del Jamuz, La Valdería y La Cabrera– asistieron alrededor de 200 personas, las cuales recorrieron los 9 km desde el denominado Camino de la Loma, entre los pueblos de Priaranza de la Valduerna y Villar de Golfer, hasta la localidad de Destriana de la Valduerna, donde se leyó un manifiesto en la plaza Mayor.
Los organizadores expresaron “nuestra más sincera felicitación al alcalde de Luyego y su corporación por el anuncio hecho en su intervención de estudiar un proyecto de cooperativa energética, que supondría, como ya ha ocurrido con inicativas similares (en pueblos de Toledo, Soria, Teruel, Huesca…), un ahorro importante en la factura de la luz a sus vecinos y, sobre todo, dejar de depender de empresas que monopolizan el sector energético.
Alta Valduerna insta a todos los ayuntamientos del suroeste leonés para que secunden esta iniciativa, además de agradecer su presencia a todos y cada uno de los asistentes, y a quienes, en la distancia, “nos han apoyado de forma incondicional”. También anuncian que, coincidiendo con el inicio del curso, contactarán con diferentes organizaciones, estudiosos y autoridades, “con el fin de recabar apoyo para nuestra causa”.
En el manifiesto que hicieron público en Destriana expusieron, entre otras cosas, que “simplemente somos víctimas propicias para un nuevo saqueo a manos de empresas sin escrúpulos y con una ambición extractiva sin precedentes. El suroeste leonés, durante decenios, ha sido castigado por todas las administraciones, condenado al olvido y sacrificado en favor de otras tierras. La despoblación ha sido brutal, la práctica totalidad de nuestros pueblos son un desierto demográfico por debajo de los 8 habitantes por km2. Con esta despoblación, poner en marcha gigantescos proyectos de plantas fotovoltaicas puede resultar más fácil, por la escasa oposición de una población humilde en cantidad y, es evidente, envejecida. Si, además, alguna Junta Vecinal torpe y algún Ayuntamiento con alcalde bizcochable consienten y colaboran, no sabemos a cambio de qué, el riesgo de estos proyectos de macroparques fotovoltaicos es real”.
También reivindicaron otro modelo sostenible de energías renovables, las cuales “queremos, pero no así, dado que estos proyectos tienen unas dimensiones disparatadas, no acordes con nuestro territorio. No dejan puestos de trabajo, ni fijan población activa en nuestros pueblos, no fomentan actividades ni iniciativas empresariales, y tampoco priman nuestro humilde consumo de electricidad, crean profundas cicatrices en el paisaje, que en algunos casos pueden ser irreversibles, y ponen en peligro otras actividades que ya funcionan de forma razonable y que tienen margen de mejora: turismo rural, agricultura, apicultura, micología, ganadería o industria maderera”.
“Nuestros pueblos no pueden ser el basurero de renovables de la Unión Europea ni el patio trasero de Castilla y León”, subrayaron, realizando un llamamiento a todas las administraciones –Estado, Junta de Castilla y León, y Diputación de León– para que, entre otras cosas, “regulen de forma ordenada la instalación de renovables; no permitan proyectos fraccionados que en realidad son presentados por una multitud de sociedades limitadas creadas expresamente para cada una de las plantas; exijan que las consultoras ambientales encargadas de elaborar los Estudios de Impacto Ambiental (EsIA) sean independientes y rigurosas en sus estudios; adviertan que los proyectos presentados son ejecutados en fraude de ley; y pongan asesores, a disposición de los ayuntamientos y juntas vecinales, con el fin de solucionar los inmensos problemas administrativos que se avecinan”.
A continuación pidieron, a los ayuntamientos y juntas vecinales, que tomen decisiones de forma consensuada con los vecinos, “para que dejen de ser los tontos útiles de estas empresas sin escrúpulos”. Y por último señalaron, en referencia a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), que “llama la atención el control y seguimiento obsesivo de nuestros agricultores, porque usan sistemas de riego que ya existían 200 años antes de esta CHD, y, sin embargo, no han dicho nada ante estos proyectos que dejarían hechas un asco las cuencas de los ríos Cabrera, Eria, Jamuz, Valtabuyo, Duerna, Peces, Turienzo y Tuerto”, por lo que exigieron “su inmediata intervención”, recordándoles que “es posible garantizar caudales ecológicos de estos ríos durante todo el año y llama la atención que los referidos ríos sean los únicos sobre los cuales no se ha hecho absolutamente nada para controlar sus cabeceras de forma racional y respetando nuestros pueblos”.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies