Publicidad
11 sep 2020

Compartir

Ruta número 50 de los senderistas bañezanos
Participantes_en_Santa-Elena-de-Jamuz(C-D-A-Bañezano)

C.D.A. Bañezano

Y lo que parecía difícil, y más en los últimos tiempos, llegó, la ruta número cincuenta.
Fácil, sencilla, sin ninguna dificultad y con un tiempo muy bueno que hizo que nuestros veinte senderistas (entre los cuales se encontraba el actual concejal de Deportes, Luis Fernando Miguélez) arrancaran puntualmente a las 9 de la mañana camino de Santa Elena de Jamúz para, en apenas una hora y 20 minutos, hacer la primera parte del recorrido.
Entre viñas, maíces, secarrales, placas solares, etc., y a un paso que hacía ver las ganas de andar y de disfrutar de nuestros parajes y de nuestra comarca, manteniendo la distancia de seguridad y por supuesto con las correspondientes mascarillas, se llegaba a nuestro cercano pueblo de Santa Elena y se disfrutaba del pequeño museo del agua que en él se encuentra.
La noria, la bomba, las placas solares, el “Piva”… la historia de cómo se ha ido mejorando en la forma de sacar el agua de los pozos fue disfrutada entre fotos y con un pequeño descanso para los caminantes.
Poco después, arrancamos para la segunda etapa, el pantano de Jiménez de Jamuz, una pequeña “Doñana” con patos, garzas y otras aves, y donde de nuevo tuvimos otra sesión de fotos y otro pequeño descanso  que algunos aprovecharon para tomar un pequeño almuerzo o alguna barrita energética, no por cansancio, sino más bien por aligerar peso de las mochilas y al mismo tiempo engañar un poco al estómago: eran las 11:30 y algunos ya echaban de menos el café.
Eso se solucionó en breve. Una vez arrancada la comitiva hacia Jiménez de Jamuz, en apenas 20 minutos ya estábamos sentados en un bar del pueblo donde amablemente la dueña nos iba sirviendo lo pedido en una “maravillosa terraza” a la sombra y donde más de uno, si lo dejan, se queda allí a intentar una siesta mañanera.
Pero quedaba otra parte del recorrido y en breve se inicia para visitar la finca de bueyes de la Bodega El Capricho, donde quien más quien menos se llevó una grata sorpresa al ver el gran número de animales allí existentes y sobre todo el tamaño de sus “espectaculares cornamentas”, algunas impresionantemente grandes.
Cómo no, más fotos, muchas más fotos con los referidos animales hicieron que la marcha se retrasara un poco, pero quién iba a dejar de “retratarse” con semejantes ejemplares.
Poco a poco reanudamos la marcha para, a las 14:00 horas, llegar al lugar de partida, saborear un pequeño y bien merecido refrigerio y contar algunas de las curiosidades y vivencias disfrutadas en esta ruta que, a pesar de lo sencilla, fue del agrado de todos los caminantes.
Cincuenta rutas, como decíamos al principio, 50 rutas a cada cual más curiosa y anecdótica y que cada uno cuenta en su persona cómo la ha vivido, lo que deja un sabor de boca muy bueno y hace tener que esforzarse aún más para que pronto lleguemos a la centena, celebrándolo de forma especial. Ya queda menos.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR