Publicidad
29 jul 2020

Compartir

Los senderistas visitaron San Martín de Torres
Grupo_de_Senderismo_en_San-Martín-de-Torres

Club Deportivo Atlético Bañezano

Cinco meses, cinco meses han pasado desde la última vez y el ansia y las ganas de volver a caminar juntos se hacía ya muy necesaria, para volver a encontrarnos, charlar, recordar viejas excursiones y volver a saber de la actualidad de cada uno.

Y, aunque estaba previsto ir a la playa, a Asturias, como todos los meses de julio, la precaución hizo que cambiásemos de destino y realizásemos una ruta corta, sencilla, cercana y lo más importante, sin riesgo para la salud, que por supuesto es lo más importante.

San Martin de Torres, ese fue el destino elegido. Pueblecito cercano a La Bañeza (5 kilómetros de ida y 5 de vuelta) de un grupo muy reducido de caminantes para lo que suele ser habitual, pero las dudas, el miedo al virus, el calor y posiblemente la premura de la realización hicieron que muchas personas no se enteraran o no pudieran venir.

Quince senderistas se presentaron a las 10 de la mañana del domingo 26 de julio para, en compañía de la concejala de Juventud e Igualdad, Carmen Macho, iniciar una caminata que no defraudó a nadie, como pudo comprobarse en la satisfacción y en los comentarios al final de la misma.

Con cambio de guía, esta vez le toco a Feli, (conocedora del paraje) ir en cabeza y a María Jesús (guía habitual) ir en la cola, cerrando el grupo.

Poco a poco, paralelo a la autovía y a la carretera nacional VI, se fue acercando el grupo a la localidad citada para llegar a eso de las 11:15 al bar de la misma, tomar un café y hacer un pequeño descanso, que para esas horas ya era necesario.

Tras el café, y con la ayuda de Juanjo (miembro del club y residente en San Martin) y Cristina su pareja, visita a la casa de Nemesio Rubio, persona amabilísima y agradecida que nos permitió ver su patio empedrado (a mano) y su merendero, también empedrado, así como la mesa, los jarrones, el suelo y, sobre todo, las dos obras de arte y que más aprecia, su autorretrato y la ultima realizada un Nazareno, nuestro Nazareno, que es digno del mejor museo.

Tras la despedida de este buen señor nos acercamos a la iglesia, desde donde se puede admirar todo el páramo leones. Otro monumento digno de ver, explicado amablemente por una de las vecinas, contándonos la historia de San Martin, de su capa, y del monumento de Cristo crucificado que hay en la iglesia, del cual se desconoce el año y el autor.

La próxima, si el virus nos lo permite, para septiembre.

Sin comentarios
Deja un comentario

*
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR