Publicidad
16 jul 2020

Compartir

Toma de posesión del nuevo Obispo de Astorga
Mons-Jesús-Fernández-González

La catedral de Astorga acogerá, en la mañana del sábado 18 de julio, la solemne eucaristía y toma de posesión de la Diócesis de Astorga del obispo electo Monseñor Jesús Fernández González. Una eucaristía que tiene un ritual propio, tal como detalla el ceremonial de los obispos.
El nuevo obispo saldrá, a las 10:30 horas, del Seminario de Astorga hacia la catedral, donde llegará acompañado del nuncio, Mons. Bernardito Auza, y del Administrador Diocesano, José Luis Castro.
Una vez en el atrio del templo astorgano, se parará unos instantes para que los medios de comunicación puedan tomarle fotografías e inmediatamente entrará en la seo asturicense.
Debido a las particulares circunstancias que vivimos desde hace meses a causa de la crisis sanitaria del COVID-19, y que en el periodo actual obliga a seguir aplicando medidas especiales de prevención y seguridad, la asistencia a los actos de culto como éste necesariamente ha de estar limitada y regulada, por lo que no se permitirá el acceso al interior del templo de ningún medio de comunicación, salvo al personal de prensa acreditado que trabaja en la delegación diocesana de medios.
La celebración será retransmitida en streaming, a través de la página web: www.diocesisastorga.es, por Trece TV y por Radio María.

Significado de una toma de posesión

Un obispo es un sucesor de los apóstoles, que pastorea la Iglesia que está en un determinado territorio. De tal forma que una diócesis no puede existir sin obispo, ni un obispo puede existir sin su diócesis. El obispo es quien pastorea, por tanto, a los fieles de un determinado territorio. Así “la diócesis es una porción del pueblo de Dios cuyo cuidado pastoral se encomienda a un obispo con la cooperación del presbiterio, de tal manera que, unida a su pastor y congregada por él y en el Espíritu Santo mediante el evangelio y la eucaristía, constituya una Iglesia particular en la cual y verdaderamente esté presente la Iglesia de Cristo, una, santa, católica y apostólica”.
El pertenecer a una Iglesia local es lo que hace a un determinado territorio formar parte de la Iglesia universal. De ahí que el acto tiene una importancia singular, ya que, los diocesanos, unidos a su nuevo pastor, se constituyen como Iglesia y perpetúan en el mundo el mandato misionero de Jesús.
Monseñor Jesús Fernández González se convierte así en el 138º obispo de la Diócesis de Astorga, cuyos orígenes demuestran que es una de las más antiguas de España: sin contar las antiguas tradiciones que hablan de la fundación por el apóstol Santiago, ni las conjeturas que señalan su paso por Astorga camino de Galicia, ni los falsos cronicones inventados en el s. XVII que mencionan a San Efrén y a otros obispos legendarios, se tienen evidencias históricas de la existencia de la diócesis en el convento jurídico asturicense, con capital en Asturica Augusta, en la provincia romana de Gallaecia, ya desde mediados del siglo III. Algunos autores suponen que por aquel entonces las actuales diócesis de Astorga y León estaban unidas en una sola, aunque otros consideran que no hay pruebas concluyentes de este hecho.
Evangelizare pauperibus (Evangelizar a los pobres) es el lema episcopal de Mons. Jesús Fernández González, tomado del evangelio de San Lucas. El Señor, en la sinagoga de Nazaret, al principio de su vida pública, hizo suyas unas palabras del profeta Isaías donde decía: “El espíritu del Señor está sobre mi porque me ha enviado a evangelizar a los pobres”. El Obispo hizo suyas esas palabras y le parecen preciosas para expresar algo esencial en el ministerio apostólico que participa del ministerio de Jesucristo.
En cuanto a los símbolos que aparecen en el escudo, se encuentra un León rampante que expresa su origen leonés. Leyendo circularmente el escudo hay un libro de la Sagrada Escritura que quiere recordar la llamada, “Dios a través de la Sagrada Escritura, a través de la Palabra nos convoca, nos llama a colaborar con Él en su misión”. A continuación está el copón con la hostia consagrada, símbolo de la Eucaristía como signo de la vida cristiana y también elemento central de la vida del pastor; y una estrella que simboliza a la Virgen María, estrella de la evangelización. Finalmente en la parte superior hay una cruz.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR