Publicidad
26 Sep 2012

Compartir

Paco Rubio: El cucharón de “La Alubiada”

Hoy no visto “de Domingo”,
que visto “de cocinero”
al blanco de Paco Rubio,
“artista de los Pucheros”.
Aunque nació en Aranjuez,
cayó aquí de jovenzuelo
y, en el Parador antiguo,
empezó a darle al salero.
Luego fue para Madrid,
a un hotel frente al Congreso
donde nuestros diputados
le dan palos al Gobierno.
Así que en el Hotel Palace
entró el “Rubio” de albo pelo,
y en menos que se hace un plato
de huevos, le echa un par d´ellos,
y asciende, como la nata,
a “Maitre”, o sea, “Maestro”.
Es el “Chef” de la cocina
veinte años, por lo menos,
dando fuego a los fogones
enseñando, y dirigiendo
hasta 80 cocineros,
dos docenas de aprendices,
más de 20 confiteros,
y comensales, a ojo,
a diario son  varios cientos
que, con sus buenas recetas
y sus platos suculentos,
aunque son muy educados,
de alta alcurnia y de dinero,
se salían del Hotel Palace,
ay, chupándose los dedos.
Cansado de tanto estrés,
se vuelve para este pueblo.
Monta aquí su restaurante,
y aquí se pasa su tiempo
dando su “Lubina al horno”,
su “Lechazo a fuego lento”,
su “Terrina de salmón”,
“Tiramisú al Amareto”,
o el “Timbal de langostinos”
o su “Carne con tubérculos”,
que son “Patatas con carne”,
para mejor entenderlo.
Como junto al restaurante
Paco Rubio tenía un huerto,
acompañaba sus platos
con ajos, cebollas, puerros,
“perifollos”, “ciboulettes”,
escarolas y pimientos…
Llenaban su restaurante
gentes venidas de lejos,
pero… ¡jubilose el Paco
y fue al garete su invento!
Mas, como parar no puede
este culinario inquieto,
con el Andrés del Astur,
Paco, galaicocinero,
Iván, el del Ermitage,
y otros varios compañeros,
La Asociación “La Tartera”
fundan todos con acierto.
Y un buen día en el que estaban
los sus estómagos hueros,
se les ocurre una idea
más de locos que de cuerdos:
Echan tres sacos de alubias,
en gigantescos pucheros
y, emulando la parábola
que sale en los Evangelios,
dan de comer en la plaza…
¡a más de un millar de hambrientos!
Bautizan como “Alubiada”
este grande “alumbramiento”.
Como en la edición primera
les cayó un fuerte aguacero,
la segunda, prevenidos,
una gran carpa pusieron,
y las gentes se creían
que un nuevo circo era aquello.
Un circo, sí, de comida,
con “tragalubias” auténticos,
domadores de cucharas,
saltimbanquis de cubiertos,
malabaristas de platos
y mágicos cocineros.
Y hasta “payasos”, los últimos,
que, al ser tantos, no comieron…
Al año siguiente siguen…
y este año llegan… al décimo.
Y, de año en año, más gente,
porque el último, sirvieron
las suculentas alubias
a más de seis mil quinientos.
Famosas ya son las colas,
de más de trescientos metros,
que pasan, en línea recta
la  “Plaza de los Pucheros”
y llenan Juan de Mansilla
cual si sale El Nazareno.
Gran milagro es el de dar
de comer, al mismo tiempo
a 7.000 comensales
de aquí y otros muchos pueblos…
Por todos estos motivos,
desde nuestro Ayuntamiento,
el “Cocinero Mayor”
lo nombra Tomás Gallego.

Hoy, aunque está retirado,
recluido en su “convento”,
se puede decir de Paco,
emulando al refranero,
que este Rubio, “antes que fraile,
fue, sin duda, cocinero”.
Bien merece este romance
como homenaje a sus éxitos.
“Pa” la próxima “ALUBIADA”
yo aquí me apunto… el primero.

  Domingo del Prado

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies