Publicidad
21 Dic 2019

Compartir

ANTIVACUNAS Y UNA BONITA HISTORIA

Pedro Rubio

Hace poco tiempo que el Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán, aprobó que la vacuna contra el sarampión será obligatoria en Alemania. Los padres que no vacunen a sus hijos recibirán una multa de 2.500 € y no podrán enviarlos a centros educativos. Ya era hora. Los movimientos antivacunas, alentados por los muchos y peligrosos indocumentados que pululan en las redes sociales, han hecho que algunos padres dejen de vacunar a sus hijos. Habitualmente a estos niños no les pasa nada porque viven en España, en Alemania o en otros países similares y están protegidos porque los demás niños están vacunados. Estos papás, que se creen superguays, deberían llevar a sus niños, por ejemplo, a Senegal o a Haití de vacaciones para ver qué pasa.
Este mismo año ha habido un brote grave de sarampión en la comunidad judía ultraortodoxa de Nueva York y Nueva Zelanda ha padecido el peor brote en veinte años, que se ha extendido a Samoa, una isla del Pacífico, y ha matado a 53 personas de las que 50 eran niños menores de 14 años.
Los movimientos antivacunas son peligrosos y no tienen ninguna base científica. La vacunación consiguió erradicar la viruela, la primera enfermedad que la Organización Mundial de la Salud consideró eliminada de toda la Tierra en 1979, que causaba cerca del 30 % de mortalidad entre las personas afectadas y que se estima que provocó más de 300 millones de muertes en el siglo XX.
A propósito de la viruela, España tuvo un papel fundamental en la lucha contra la misma, algo que desgraciadamente no nos explican en la historia que se imparte en los colegios, como tantas otras cosas. En 1796, antes de que naciera siquiera la microbiología, el médico inglés Edward Jenner observó que las mujeres que ordeñaban vacas no padecían viruela. Dedujo que se contagiaban de la viruela de las vacas y así quedaban protegidas contra la viruela humana y demostró que la inoculación de esta variedad vacuna de la viruela podía transmitirse deliberadamente de una persona a otra y proteger contra la viruela humana, dando lugar al nacimiento de la vacunación que se difundió por todo el mundo.
En España, el rey Carlos IV perdió una hija por la viruela y, aconsejado por su médico de corte Francisco Javier Balmis, financió la denominada Real Expedición Filantrópica de la Vacuna con el fin de extender la vacunación contra la viruela en las colonias americanas en 1803, solamente unos años después del descubrimiento de Jenner. Se puede encontrar mucha información en internet sobre esta expedición. Búsquenla y léanla, porque es un hecho del que podemos sentirnos muy orgullosos.

…………Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies