Publicidad
04 dic 2019

Compartir

Antonio Blanco se mostró en contra de la deshumanización de la medicina
Blanco-Mercadé_durante_la_conferencia(Joaquín)

Las XI Jornadas de Prevención y Divulgación del Cáncer se clausuraron con la conferencia impartida por el Dr. Antonio Blanco Mercadé, presidente del Comité de Bioética del CAULE (Complejo Asistencial Universitario de León), durante la tarde-noche del jueves 28 de noviembre, en el salón de actos del Centro Cultural de las Tierras Bañezanas, que contó con una notable asistencia de público.
La charla fue presentada por Mari Trini del Canto, presidenta de la Junta Local de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), y por Mª del Carmen Macho, concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de La Bañeza. Del Canto apuntó que la conferencia, titulada con el verso de Antonio Colinas “Fluye la vida ansiosa por las venas”, trataba de un tema nuevo e importante, ya que la bioética estudia la conducta humana en el ámbito de la salud y resulta complicado mantener el sentido de la dignidad del paciente combinado con la responsabilidad y los derechos del profesional médico. “El cáncer produce situaciones complicadas y dolorosas en el enfermo y en sus familiares, que están sometidos a un gran desgaste”, dijo para terminar.
Acto seguido arrancó la conferencia impartida por un profesional que transmitió muy buenas sensaciones al público por su bonhomía y su visión humanista de la enfermedad y la práctica médica. “Voy a hablar de la vida y no voy a hablar del cáncer, porque no lo conozco, ya que sólo conozco a enfermos”, afirmó en el arranque de su intervención, en la que trató de definir qué es la vida desde una visión poética y filosófica, más que científica. “La muerte no es un fracaso de la medicina, sino una condición humana. No acompañar al enfermo que no podemos curar sí que es un fracaso”, comentó. A continuación pasó a hablar de la enfermedad, entendiéndola como una “experiencia universal del ser humano que siempre deja huella vital”. “Por ser seres vivos somos vulnerables”, añadió, para introducir a continuación que la virtud de la solidaridad “nace cuando nos vemos reflejados en el que sufre”. Por eso,concluyó, “los profesionales de la salud deben ser compasivos”.
En otro orden de asuntos, defendió que la ciencia es el medio y no el fin en el ejercicio de la medicina, ya que “no hay que limitarse a ser profesionales en lo teórico, sino que cuando conozco a un enfermo pretendo empatizar con él porque nada de lo que es humano me puede ser ajeno”. Al hilo de la bioética, subrayó que “trata de unir los hechos biológicos con los valores humanos”. Y respecto a las enfermedades graves, reconoció que a veces resulta muy duro emitir un diagnóstico, pero que el médico debe tener en cuenta que “el enfermo es un sujeto que sufre y no una máquina biológica”.
Respondiendo a las preguntas de los asistentes, afirmó que todos somos moralmente adultos y que el consentimiento informado es el terreno en el que se deben mover médicos y pacientes.

Joaquín

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR