Publicidad
12 oct 2019

Compartir

Palacios de la Valduerna recordó una parte de su historia antigua
Romanos_en_Palacios(Maribel-Martínez-Alija)

Con mucha antelación a la hora prevista de llegada de los expedicionarios romanos el 6 de octubre a Palacios de la Valduerna, eran muchos vecinos y gentes procedentes de otras localidades cercanas quienes ocupaban lugares estratégicos del recorrido para no perderse el evento: “ya que no pude estar hace 22 siglos, ahora no quiero perderme detalle” decía uno de los  espectadores.
Los dos  destacamentos de las legiones Legio IV Macedónica y Legio VI Victrix marcharon marcialmente por la calzada romana mientras el ardiente sol hacía centellear los bruñidos cascos de los legionarios y las armaduras de su mandos. Se adentraron en la villa en medio de un silencio solo roto por las consignas que de sus líderes ordenando cambios en la formación para adaptarse a la anchura de las calles.
Mientras, en el poblado orniaco en los Adiles, los nativos y astures con los que compartían territorio realizaban sus labores cotidianas sin sospechar lo que les esperaba. Un centinela hizo sonar el cuerno dando la alarma cuando el destello de un casco en la lejanía hirió su ojos. Los nativos cogieron sus armas de piedra, preparados para defenderse ante el  enemigo que se acercaba.
Los legionarios intentaron evitar la batalla enviando a un emisario en orden a  ese fin, pero fue rechazado por el jefe de los orniacos, lo que condujo, inevitablemente, al encuentro armado en el que los romanos, con mejor armamento, más numerosos y bien dirigidos, tras rechazar los primeros envites de los nativos, atacaron según sus tácticas habituales y no tardaron en aventajar a los orniacos, que se vieron obligados a rendirse una vez que los jefes de las legiones les garantizaron que no quemarían su poblado.
El enfrentamiento fue presenciado por más de doscientas personas que disfrutaron del espectáculo sin dejar descansar a sus móviles, buscando las mejores fotografías.
La recreación terminó con una cena de confraternización entre legionarios y orniacos, dando buena cuenta de sendos perniles de cerdo asados al horno.
El Embrujo de la Valduerna, organizador del evento, da las gracias a todos los asistentes por el seguimiento y el respetuoso comportamiento durante el desarrollo del evento que, sin duda, fue de su agrado, como expresaron con sus aplausos.

Sin comentarios
Deja un comentario

*
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR