Publicidad
08 jun 2019

Compartir

Hacer cándido lo dañino

Javier Castaño

Este acontecimiento es inmenso como el mar. Al igual que el gigantesco cetáceo Moby Dick sigue siendo el rey del mar, la AECC, Junta Local de La Bañeza, continúa ejerciendo su apoyo a los ulcerosos del maligno tumor. Ayuda que es de agradecer a la presidenta de la Asociación, Mari Trini del Canto, y su tenaz voluntariado. No se hunden, siguen navegando y usando el arpón con destreza contra el carcinoma.
La Marcha de la Esperanza es otra vez una lucha, un bien querer, una hermosa ayuda a los demás, es auxilio y generosidad, humanidad total. No se puede pedir más. Esta Esperanza es navegar a toda vela, adelante –por mí que no quede–. Es zarpar esperando un bello llegar, todos apiñados y contentos. La tristeza siempre vuelve, pero si es compartida es más leve y delgaducha, y encuentra sosiego, aunque las aguas no sean muy tranquilas. La Esperanza hace que agite el náufrago sus brazos en medio de las aguas, aun cuando no vea tierra por ningún lado. No todo es muerte en el mundo ¡Aún queda vida! Abracémonos a ella. Las desgracias unen, nunca hay que abandonar al vecino. Lo más importante es que no nos abrochen los ojos.

…….Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR