Publicidad
23 mar 2019

Compartir

Campanas de boda que sonaron a tradición
Novios_con_el_yugo_en_la_Boda-Tradicional_de_Jiménez(FRAN)

Las campanas tañeron en Alija del Infantado a primera hora de la tarde del sábado 16 indicando que un acontecimiento especial iba a tener lugar; se trataba de la Representación de la Boda Tradicional que desde hace varios años organiza el Grupo de Coros y Danzas “El Hilandón” de la localidad. Sin embargo, los actos programados habían dado comienzo ya la noche del viernes 15 con la ronda previa a la boda propiamente dicha, en la que numerosas personas, en su mayoría ataviadas con indumentaria tradicional de diario, recorrieron a la luz de los faroles las calles de la villa en las que se pudieron escuchar las típicas tonadas de ronda que nos llegan de antaño y donde no faltó el baile y la convivencia entre los aficionados al folclore procedentes de muy variadas localidades de la provincia leonesa, pero también de Zamora o Palencia, además de los invitados llegados desde Albacete.
Los atuendos sencillos de la víspera dieron paso el día de la boda a la indumentaria y joyería tradicionales más lujosas que lucían muchos “convidados” mezclados con el numeroso público que acudió a presenciar la representación del “enlace” en una soleada y agradable tarde de sábado. Sonaban las campanas y la comitiva que acompañaba al novio y la madrina partía de la plaza en dirección a la casa de la novia, quien, del brazo del padrino y entre los cantos de las “jarcas” de boda, se unió al grupo que puso rumbo a la iglesia de San Esteban, donde las mujeres colocaron mantillas sobre sus cabezas y tuvo lugar la representación de la ceremonia de los esponsales, tras la cual los integrantes de “El Hilandón” bailaron varias piezas. A partir de ahí, los contrayentes hubieron de pasar por un trance que, seguramente, se dio en muchas bodas de hace años, y es que fueron “uñidos” al yugo habiendo de tirar de un arado de regreso a casa de la novia. Un camino jalonado de bailes y música y, una vez allí, de nuevo con cantos, tuvo lugar la entrega de “presentes” a los novios. Se agasajó a los asistentes con magdalenas, bollos de cucharada, moscatel, rosco del padrino y almendras de la madrina, y el baile a los sones de los músicos de Bañezaina y Surcos del Órbigo, y de toques de pandereta se prolongó hasta que se hizo de noche.
Una vez más, impecable la organización por parte de “El Hilandón” en esta nueva edición de un evento que contribuye a difundir y dar valor a las tradiciones, la música y la indumentaria de nuestra tierra, que forman parte de lo que se ha dado en llamar “patrimonio cultural inmaterial”, que es valioso y frágil e iniciativas como esta contribuyen a conservar.

F.S.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR