Publicidad
09 feb 2019

Compartir

Total Workaholic

Marta del Riego Anta

He descubierto que la enfermedad del periodista es la obsesión por el trabajo. Estoy rodeada de gente, a ambos lados de la barrera, en los medios y en la comunicación, que trabaja doce horas al día. Me llegan mensajes a las once de la noche, mails a la una de la mañana. Escritos un sábado, un domingo. Asisto a reuniones que duran cinco horas. Con personas que me cuentan que llevan trabajando dos fines de semana seguidos. Noto cómo sus rostros se van ajando, el pelo se desmelena, cada vez salen más a menudo a fumar a la calle, todo les parece insuficiente, imperfecto, quieren más. Y cuando hablan de todo lo que trabajan, no protestan. ¡No protestan! Porque es lo normal.
Aterrador.
Lo que pasa es que he visto cómo las empresas devoran a sus trabajadores. Les exigen dedicación, a veces descarnadamente, pero a menudo de forma sutil: quién sale el último, quién se queda a cerrar el chiringuito. Si no lo haces, te sientes culpable. Eh, tú, no estás dando el 120% de tu tiempo, de tu dedicación, de tu vida.
Y no.
He visto cómo las empresas echan a esos trabajadores sin compasión. No importan las horas y la pasión, sobre todo eso, la pasión que le has puesto a tu trabajo, la implicación personal: de un día para otro, a la calle. Por eso soy una descreída de la entrega personal al trabajo.

……………..Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR