Publicidad
31 Jul 2012

Compartir

Marta del Riego: El “glamour” de “Vanity Fair”

Hoy aquí en El Adelanto
visto a la moda y de gala
a una mujer muy famosa,
periodista destacada,
que, además de un buen trabajo,
es muy joven y muy guapa.
Del Consejo Editorial
es la única que falta,
pero no es que no quisiera
por aquí yo a ella sacarla,
es que era harto difícil
echarle mano y pillarla,
pues siempre está de viaje,
de aquí p’allá y nunca para,
haciendo mil reportajes
y entrevistas muy variadas
a personas famosísimas,
y con dinero a mansalva,
por los más lejanos mundos
de allende de las Españas.
Por si ustedes no han caído,
estoy hablando de Marta,
con apellidos que riman
y que son “Del Riego y Anta”.
Vino al mundo en La Bañeza
hace poco, casi nada,
que no está bien ni es correcto
decir la edad de una dama.
Se marchó a la Complutense
y, como es lista y muy rápida,
estudió “pa” periodista
y, en menos que un gallo canta,
salió de allí convertida
en “plumífera” de talla.
Así que, con su carrera,
corriendo como una bala,
llegan los del “YA” y la fichan
y “YA” queda colocada.
Esto fue solo el principio.
Desde entonces, no descansa,
siempre de acá para allá,
y tanto y tanto viaja
que, más que una periodista,
bien parece una azafata,
porque vive en los aviones
y allí volando se pasa
noches y días, minutos
y más horas que en su casa.
Luego se marcha a Berlín
y a un micrófono se agarra,
chapurreando el alemán
para una radio germana.
Luego la hacen redactora
de “Deutche Velle” a la thalh Mharktha.
Más tarde llega a El País,
y allí empieza a llenar páginas,
en “El País Semanal”,
una vez a la semana.
Después se va a Canal Plus
y en “Marie Claire” trabaja;
aunque tal nombre parece
una señora de Francia,
es la “Claire” una revista
del glamour y de la fama,
donde desfilan galanes
y buenas modelos pasan.
Se recorre el mundo entero
la aventurera y osada,
llega a todos los rincones
y en todas partes se planta:
Estuvo en Azerbaián,
en Nepal, en Cisjordania…
Y estando en este lugar,
cuando más a gusto estaba,
muere Yasser Arafat
y a Jerusalén la evacuan;
camina varios kilómetros
y se llega a la Mukata,
que era allí donde vivía
Arafat con su chilaba.
Y aunque Marta a esta persona
ya no pudo entrevistarla,
ha hecho entrevistas a muchas
celebridades variadas:
Paris Hilton, Ricky Rubio,
a la Reina de Jordania,
que para que esto bien rime
por suerte se llama… “Rania”.
(Cuidado, Francis, cuidado
no cometas una errata,
sin querer quites la “i”
y “Raina” nos salga “Rana”.)
La esposa de Norman Foster
fue por ella entrevistada,
lo mismo que Mario Conde,
Naomi Campbell… ¡casi nada!
-solo por verla acudían
diez mil hombres en manada-.
Hoy en la “Vanity Fair”,
es de las que ordena y manda,
la que corta el bacalao
y reparte la ensalada,
porque es redactora-jefe,
y casi solo le falta
para completar la lista
que nos entreviste al Papa.
Una mujer sin descanso,
ay, pobrecilla de Marta,
siempre de acá pa acullá,
sin un momento de calma.
Añorando con nostalgia
a su tierra bañezana,
ha poco, en este periódico,
emulando a aquella Mayra,
“Hasta aquí puedo contar”
nos cuenta la buena Marta.
Tómate un respiro ya.
Para un poquito. Descansa.
Igual que paro aquí yo,
porque el romance… se acaba.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies