Publicidad
10 nov 2018

Compartir

Brooklyn gitano

Marta del Riego Anta

Yo no lo sabía, pero resulta que en Madrid vivo en una zona protegida. En mi calle nunca hay robos, ni peleas, ni se trapichea con drogas, ni las aceras se agitan con los conflictos raciales y las persecuciones policiales que suceden dos calles más allá, en Lavapiés.
Mi vecina Lola tiene una teoría. Lola, con 80 años, lleva el pelo teñido de rubio recogido en un elegante moño, se pinta los labios, se perfuma y usa tacones. Lola fue una belleza, todavía lo es. Su marido era torero, y su piso, dos plantas por debajo del mío, conserva las molduras de los años 30 y los balcones con las vistas sublimes al Rastro los domingos por la mañana. “Es por los gitanos –me dice–. Ellos tienen aquí sus tiendas de antigüedades, y viven aquí, y también acuden aquí al templo evangélico. No permiten que nadie venga a perturbar su paz”, continúa en voz baja en la penumbra del portal. Otro vecino, que es policía y habla con conocimiento de causa, asiente: “¿Nunca te has preguntado por qué de nuestra calle a la derecha es un barrio y a la izquierda otro totalmente distinto? En el bar de la esquina veía a menudo a uno trapicheando con droga. Hasta el día que los gitanos decidieron celebrar sus cumpleaños en ese bar. Ese día desapareció”.

……………..Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR