Publicidad
28 oct 2018

Compartir

XXXIII Ruta de senderismo La Boyariza–Geras de Gordón
Senderistas_en_Geras-de-Gordón(C-D-A-B)

C.D. Atlético Bañezano

No cabe la menor duda de que la elección de esta ruta ha sido todo un acierto, y así lo confirmaron todos los asistentes a la misma, cincuenta y cuatro senderistas que además tuvieron un día especialmente bueno, lo que hizo que la ruta se disfrutara mucho más.
Con el horario habitual, a las 9 de la mañana partían hacia Geras de Gordón los caminantes y con parada en el mismo pueblo para tomar el café mañanero se dispusieron a realizar los escasos 10 km de ruta y contemplar uno de los paisajes más bonitos y espectaculares de esta época del año.
La mañana soleada y perfecta hacia que el ambiente fuera, como siempre, ameno, divertido, y el “paseo” con súper agradable.
El principio del camino, a pie de carretera durante unos pocos metros, hacía que los camiones y coches que circulaban por la misma desviaran la mirada para ver al numeroso grupo de deportistas con sus variados colores.
Después, ya en el monte, en un desfiladero con montañas a derecha e izquierda, se iban sucediendo escenas maravillosas, pequeñas cascadas, riachuelos, árboles (sobre todo hayas) de todas las clases y un escenario precioso de principios de otoño, con el suelo alfombrado de hojas, musgo y otras variedades de la naturaleza que hacían las delicias de los ojos de los caminantes.
Las cámaras de fotos y móviles no paraban de sacar imágenes de una naturaleza semisalvaje que hacía girar la vista aquí y allá para intentar dejar en la memoria el recuerdo de tanta maravilla (alguna se quedó sin memoria antes de llegar a mitad de camino por lo que no pudo sacar fotos de la segunda parte del mismo, que aún tenía muchas más cosas que fotografiar).
Y en este paradisíaco lugar no podían faltar los animales, pequeños, como saltamontes, hormigas, etc., medianos, como una infinita variedad de pájaros y aves, y grandes, como caballos y vacas del norte de la provincia, que incluso nos deleitaron con una pequeña pelea, quizá provocada por el numeroso desfile de nuestros senderistas.
Mas regalos para la vista, un pequeño nacimiento en miniatura junto a una gran cascada que alegraba con su sonido las figuritas navideñas y donde todos se quisieron fotografiar (aun había memoria en las cámaras).
A partir de ahí, lo más difícil, una pequeña subida de 400 metros que puso a prueba las piernas y los estómagos que ya empezaban a llamar al orden, por lo que algunos ya querían empezar a comer.
Después de la subida, entre arboles llenos de musgo y verde debido a la lluvia y a los muchos años, tocaba comer, ¡ya era hora “jefa”!
No acabaron aquí las maravillas. La comida con los pies en el riachuelo, el hayedo, con el sol dándole de lleno, precioso, y de nuevo a andar el trozo que quedaba por un desfiladero de cuento de hadas, con árboles impregnados del inevitable paso del tiempo, con sus oquedades y sus raíces inmensas.
Para finalizar, y con el poco tiempo que quedaba, una pequeña visita al precioso pueblo de Geras de Gordon, con su ermita y sus casas antiguas y típicas del norte de León.
La satisfacción en los rostros de los caminantes al llegar a La Bañeza fue el mejor premio para los organizadores de la ruta, una vez más súper satisfechos de la misma.
Y en noviembre más.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR