Publicidad
15 sep 2018

Compartir

Dadaísmo infantil

Marta del Riego Anta

“¿Qué ves ahí, Martín?”. “Una señora y un tractor”. Contemplé el cuadro de El Lissitzsky y sí, podría haber una mujer y un tractor, o un hombre y un tranvía, o un mono y un barco. Podría haber cualquier cosa. El Dadaísmo es así: la negación del arte, la negación del objeto. Y el Dadaísmo visto a través de los ojos de un niño es la doble negación. Pero si niegas dos veces estás afirmando. Así que en realidad Martín estaba encontrando un sentido a todas esas pinturas, carteles y películas mudas que jalonan esta increíble exposición del Museo Reina Sofía, Dadá ruso. 1914-1924, un recorrido por la explosión vanguardista en Rusia desde la Primera Guerra Mundial hasta la muerte de Lenin. Los artistas rusos inventaron la ilusión de un mundo paralelo de creatividad y locura, que apoyó la Revolución de Octubre, pero que después fue devorado por los líderes de esa misma revolución.
Ver una exposición dadaísta con un niño de seis años puede ser una experiencia extrema o desesperante. Yo me la tomé más por el lado extremo. Intentaba que Martín se implicara. Hasta cierto punto, claro, hasta el punto en el que empezaba: “Mamá, pis”. “Mamá, tengo hambre”. Y yo decía para distraerlo:“¡Mira, mira, un monstruo!”, y entrábamos en una sala oscura donde se proyectaba el primer filme de cine mudo realizado por Eisenstein.

……………..Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR