Publicidad
13 ago 2018

Compartir

El veneno de la competición
Miguel-Ángel-Rabanal_en_competición

Miguel Ángel Rabanal

«La prudencia es el más excelso de todos los bienes (Epicuro)»

Cualquier medicamento en sí es un veneno que en pequeñas dosis y administrado adecuadamente produce un efecto beneficioso ante ciertas enfermedades.
En el mundo deportivo, las competiciones actúan como un auténtico medicamento (veneno) que en dosis mínimas genera mejoras considerables en el nivel del deportista.
El problema surge cuando nos enganchamos a competir demasiado, pensando erróneamente que no es perjudicial y que, lejos de ser malo, aumenta el rendimiento. La realidad es que abusar de la competición propicia una espiral sin salida en la que el deportista se siente adicto, en mayor o menor medida, aunque los resultados no vayan a la par de lo esperado, y encima siente que si deja de competir empeorará.
Las competiciones desarrollan una situación de euforia y motivación que incitan a dar el máximo. Hay una fase previa de nerviosismo e incertidumbre y una fase posterior de relajación, situaciones que generan ciertos neurotransmisores como la adrenalina en la fase inicial, o la dopamina en la fase final, sustancias a las que el deportista se engancha y no puede convivir sin ellas, de ahí que busque incesantemente competir.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

www.entrenamientointeligente.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR