Publicidad
26 jul 2018

Compartir

La XXXI Ruta llevó a los senderistas a Asturias
Senderistas_al_lado_del_mar_Cantábrico

José Ignacio Salgado

Cada vez es más difícil escribir esta “crónica”, porque cada vez son más y más bonitas las excursiones programadas, y cada vez surge alguna “sorpresa”, siempre agradable, para contar en estas líneas.
Y en esta ocasión la sorpresa vino a cargo de los senderistas y para las personas organizadoras o responsables de las marchas (que no son ni con mucho las más responsables, pero sí las que intentan organizarlas lo mejor posible).
Con salida a las 7:30 de la mañana del domingo 22 (había que aprovechar el día pues el viaje era largo), se iniciaba la ruta con 51 excursionistas camino de San Esteban de Pravia (Asturias) y, como siempre, con un maravilloso ambiente y muchas risas se llegaba a la Ermita del Espíritu Santo, donde se iniciaría la ruta a pie. Apenas 5 kilómetros, pero qué cinco kilómetros más preciosos, con los acantilados, la playa, el mar, ese Cantábrico que tan cerca tenemos y que nos llama a los leoneses a visitar, con una orografía tan dada a las caminatas y un tiempo perfecto; hasta eso quiso acompañarnos en nuestra última excursión de la temporada.
Porque esta era la última y tenía que salir todo bien, ruta, comida, playa, viaje y hasta sorpresas. La última, para tomarnos un descanso en agosto y retomar con más ganas, fuerza e ilusión septiembre, cuando comenzaremos el cuarto año de vida de este fantástico grupo.
Pero, comencemos con la ruta, que además de unas vistas maravillosas de playas, calas y mar se completaba con todo tipo de vegetación y de algún “animalito” que otro, de forma tan dispar como por ejemplo gaviotas y culebras. Sí, sí, hasta una pequeña culebra nos quiso saludar en el camino para buen susto de “alguna”.
El final de la ruta supuso la llegada al restaurante, donde se había quedado a las 13:00 horas para comer una espléndida paella que gustó a todo el mundo (algunos se “zamparon” dos platos) y es que además de la calidad hubo cantidad y el que quiso repitió. Tras esta, un buen pollo asado, que también hizo chuparse los dedos a los comensales y llegar al postre, donde nadie quedó indiferente ante una rica tarta de queso.
Antes de todo esto, “la primera sorpresa”, sin que la secretaria del grupo se hubiese percatado, los socios y senderistas habían realizado una colecta voluntaria para hacerle un pequeño “regalo sorpresa”, lo que se produjo, entre risas, felicitaciones, bromas y cachondeo durante la comida, dejando a la pobre un poco “descolocada” y “abrumada” ante tales muestras de cariño.
Tras cantarle el “Cumpleaños feliz” (sin serlo), siguieron las bromas y el buen ambiente que suele reinar en todos los viajes.
Y, después de la comida, segunda parte de la excursión y con el fin de aprovechar el buen tiempo reinante, playa.
La playa de Aguilar, un lugar limpio y muy curioso para disfrutar de un buen baño que los senderistas aprovecharon hasta el último segundo, sabiendo que pronto tenían que coger el autobús para iniciar el regreso, y es que las horas del autobús hay que respetarlas, si no, alguno todavía estaría en el agua, un agua con una temperatura extraordinaria y que invitaba a estar más dentro que fuera.
Allí se podían contemplar a jóvenes tirándose desde las rocas, carreras de niños y mayores, y nuestros senderistas pasaron una magnifica tarde de sol y playa, justo lo que se buscaba. ¡Y cómo lo disfrutaron!, las fotos no dejan lugar a dudas.
Ya solo quedaba el regreso, con pena, pero no había otra.
La llegada a las 20:30, hora justa para el autobús, significó el último momento y la última sorpresa, esta vez para el presidente, que no pudo viajar por motivos de salud y que recibió su “homenaje, regalos y sorpresa” al llegar el autobús, al cual estaba esperando para ver si todo había ido correctamente, resultando ser él el sorprendido en lugar de los senderistas.
Tras otro buen cúmulo de bromas, risas, abrazos, besos y choques de manos para agradecer los detalles, el grupo se dispersó dando por finalizada la temporada y esperando ya la próxima, que como siempre se empieza a preparar desde ya, intentando mejorar las rutas (si se puede), el ambiente (complicado) y la amistad (lo más importante).
Compañeros y amigos senderistas, solo me queda, en mi nombre y en el de la secretaria, daros las gracias por todas las muestras de cariño y afecto que hemos tenido el pasado domingo y durante estos meses y emplazaros para septiembre, donde esperamos seguir cumpliendo con vuestras expectativas y deseos y, sobre todo, seguir contando con vuestra maravillosa y sincera amistad.
Buen agosto, felices fiestas y… hasta septiembre.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR