Publicidad
09 jun 2018

Compartir

Filosofía Otrora

Marta del Riego Anta

El juego consiste en tirar una barra contra el cuerno de carnero plantado en el césped y derribarlo. Unos metros más allá, un grupo duerme la siesta sobre el prao. Los niños se columpian de cuerdas que cuelgan de los castaños de indias. Alguien se quita la camiseta y se lava en la fuente. Me descalzo y me remango dispuesta al lanzamiento contra el cuerno. De pronto pasa una rapacina: “¡Pequeñina –grito‒, no te pongas ahí que te pueden dar!”. Viene directa a mí, cuatro años: “No me llamo pequeñina, soy Mencía”. Y Coral, que está a su lado, cuatro años también, apostilla: “En Los Otrora se llama Garnacha”.
Esta escena tan surrealista tiene lugar un sábado en El Jardinillo y tiene lugar gracias a Los Otrora. Seguro que ustedes los han visto: ellos con sus boinas, sus cachas y su bota de vino; ellas con sus refajos y sus enaguas. Pero no es un disfraz, no, hay algo intenso detrás: una filosofía de vida. De volver a las esencias. De disfrutar como hacían nuestros abuelos, al aire libre, niños y mayores, de juegos físicos, de música en directo, nada de pantallas ni cascos ni aparatos electrónicos.  De volver a las cosas básicas que ahora nos resultan difíciles y lejanas. Estar juntos, jugar juntos.

……………..Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR