Publicidad
18 may 2018

Compartir

Poesía y vida en el camino de Antonio Colinas
Cincuenta_poetas_homenajearon_a_Antonio-Colinas

El reconocido poeta bañezano Antonio Colinas ha escrito con frecuencia sobre “los dos viajes que los seres humanos emprendemos en la vida: uno es el viaje físico, el que ven nuestros ojos, y otro es el viaje interior, gracias al cual nos reconocemos y nos sentimos crecer interiormente. El viaje como vía de conocimiento”. Y a veces estos dos viajes se “funden prodigiosamente”, como le sucedió la semana pasada en tierras de Andalucía, concretamente en Granada, Jaén y Córdoba.
Recuerda Colinas que en el año 1962 escribió en Córdoba su primer poema, cuando unos “excelentes profesores” le dieron para leer generosamente a un grupo clave de poetas andaluces: Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Lorca, Aleixandre, Cernuda, los poetas del grupo “Cántico”, con Ricardo Molina y Pablo García Baena a la cabeza. Y que ahora, con este viaje, “la poesía se volvía a hacer vida y vida la poesía ¡55 años después!” Primero, con un nuevo viaje a Granada, al Centro García Lorca, con la casa del poeta en la Huerta de San Vicente al fondo, donde abrió el Festival de Poesía presentado por Raquel Lanseros. “De nuevo volver a escuchar el agua del Darro y la de los jardines de El Generalife de Granada, donde también tiempo atrás, en unos días de retiro, nacieron los poemas de mi libro Jardín de Orfeo”, explica.
Luego impartió un taller de creación literaria en la Universidad de Jaén, de donde, además del recuerdo de profesores y alumnos, se trajo “una vivencia muy especial” al encontrarse con el Códice B del Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz, que conservan en su monasterio las Carmelitas Descalzas, a los pies del castillo de la ciudad.
Y ya en tierras de Córdoba no pudo ser más entrañable el homenaje con el que lo acompañaron cincuenta poetas, llegados la mayoría de Andalucía. “En Cabra volví a escuchar la música del agua en sus muchas fuentes y a sentir la presencia de Muqaddam Inb Muafa, el poeta hispanomusulmán de los siglos IX-X, creador con el zéjel y las jarchas del origen de la futura lírica española”, comenta el poeta, quien también añade que “allí me encontré con el preciado mármol rosado de sus antiguas canteras, que se halla en las columnas de la mezquita cordobesa. En su Museo Arqueológico, fue una sorpresa encontrarme con su hermoso Baco y con una de las tres únicas esculturas de Mitra que hay en el mundo”.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR