Publicidad
17 may 2018

Compartir

La hermandad, la solidaridad y la diversión caracterizaron la comida de Manos Unidas
Mesa_presidencial_de_la_Comida-Solidaria_de_Manos-Unidas_y_algunas_comensales(Joaquín)

La comida solidaria de Manos Unidas reunió a doscientos comensales de toda la comarca en el Hotel Restaurante Bedunia. Este encuentro fraterno, celebrado el domingo 13 de mayo y que pasa por ser uno de los eventos benéficos más significativos de la ciudad y su área de influencia, tenía por objeto recaudar fondos para los proyectos de desarrollo que la ONG de la Iglesia Católica lleva a cabo en los países y regiones con menos recursos.
El menú, elaborado por cocineras de la entidad y servido por jóvenes voluntarios con el fin de reducir costes y maximizar los donativos, fue del gusto de todos y estuvo compuesto de alubias a la bañezana, morcillo con patatas, café y pastas. Terminados los postres, llegó el turno de los parlamentos, que comenzaron con la intervención de Toñi García, presidenta diocesana de Manos Unidas, quien subrayó que el compromiso firme contra el hambre es la bandera de esta organización desde que se fundara en 1959 por un grupo de mujeres de Acción Católica. Asimismo, destacó que los principios que vertebran la ONG son la solidaridad, la austeridad, la eficiencia y la transparencia a través de estrictas auditorías anuales. Por último describió los proyectos en los que se han embarcado este año: dotar de atención sanitaria a los refugiados y palestinos en Jaffa, Israel, y la perforación de tres pozos comunitarios en Lokitaung, Kenia, para llevar el agua a los que habitan en dicho enclave. A continuación, Lolita Perandones, coordinadora de Manos Unidas en la comarca, hizo un emotivo resumen de su trayectoria en la entidad, más de dos décadas trabajando por los más pobres junto a sus compañeras, años en los que “no ha faltado la amistad y el cariño y que me han convertido en una mejor persona”. Después de anunciar que desea seguir siendo voluntaria antes que presidenta, propuso a todos los comensales un brindis por los voluntarios de la ONG para terminar diciendo “Viva Manos Unidas y sus voluntarias”. Por último, el consiliario de la entidad, Marcos Lobato ‒quien fuera también vicario general de la diócesis de Astorga‒, recalcó que el reto de ésta desde su creación ha sido el hambre de pan, de Dios y de cultura. Del mismo modo, añadió que Jesús en su ascensión, de la que se celebraba su día, nos dejó una tarea al decir “vosotros sois mis testigos”: testigos de solidaridad y amor. Para finalizar, recordó que los que prestan sus servicios, “se acaban encariñando con Manos Unidas”, organización que ha pasado de recaudar 500.000 pesetas en sus inicios a los 45 millones de euros del pasado año en España. El alcalde de La Bañeza, José Miguel Palazuelo, la concejala de Igualdad, Carmen González, el cura párroco Arturo Cabo, el vicario de Santa María, José Luis Franco, así como varias representantes de la ONG completaron la mesa presidencial.
La música de Bañezaina, el baile y un sorteo de regalos entre los asistentes marcaron una animada sobremesa que se prolongó hasta media tarde.

Joaquín

Sin comentarios
Deja un comentario

*
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR