Publicidad
23 mar 2018

Compartir

La XXVII ruta de senderismo visitó el Castro de las Labradas
El_Club_de_Senderismo_visitó_el_Castro-de-las-Labradas

“Cuando comenzamos a preparar la ruta, la verdad es que nos condicionó algo el tiempo. Daba frío, lluvia, nieve y viento, lo cual nos hizo pensar en una ruta cercana, concretamente a Arrabalde (Zamora), para tener opciones de regresar pronto, aunque al final tuvimos un día espléndido”, comentan los senderistas bañezanos.
Tras arrancar a las 9:30 h. del lugar habitual, los 52 inscritos llegaron a Arrabalde, donde amablemente uno de los bares del pueblo les tenía ya preparado café caliente, lo que aumentó las ganas de empezar el camino que iniciaron a las 11:00 horas.
En la primera parada, después de la foto junto a la iglesia del pueblo (“algunos tocaron hasta las campanas, pobres vecinos, debieron creer que había fuego”) se encaminaron a ver el dolmen, un monumento funerario del neolítico, con corredor, al que llaman Casetón o Casa de los Moros, y que servía para enterrar a los muertos. Muy deteriorado por el paso de los siglos y por las labores agrícolas, sirvió para otra foto de grupo y para requerir las oportunas explicaciones de lo que significaba.
Desde allí iniciaron la ascensión ligera y de un par de kilómetros hacia el “Castro de las Labradas”, uno de los yacimientos arqueológicos más extensos de la provincia de Zamora, con 23 Hectáreas, ubicado sobre las crestas de la Sierra de Carpurias, dominante de un valle espectacularmente bello donde el rio Eria es dueño del mismo y el valle de Vidriales complementa la belleza del lugar.
El emplazamiento astur del siglo I antes de Cristo, con sus múltiples curiosidades (el patio de juegos, la casa del jefe, la cara del guerrero, la puerta de la traición, el pozo de los animales, etc.) fue voluntariamente explicado por la vigilante del puesto, Rosa, que amablemente se brindó a hacerlo y a la que agradecen su interés, aunque también hubo quien lo visitó por libre.
“La espectacular vista del valle del Eria invitaba a permanecer en el lugar y sentarse a comer”, cosas que hicieron los senderistas aprovechando una mañana esplendorosa de sol, hasta que llegó la hora de regresar de nuevo hacia el pueblo, gastándose bromas unos a otros.
La llegada a Arrabalde, con otro sinfín de bromas, significó el consiguiente café y el reparto de los regalos correspondientes al año pasado y que algunos aún no habían recibido (calendario y revista del club), lo que fue gratamente aceptado, sobre todo la revista, algo novedoso en el club y que en la sección de Senderismo, a la cual se refiere la misma, ha sido acogida con gran satisfacción.
Tras el toque de nuevo de campanas en la iglesia para avisar de nuestra marcha (“a algunos les hicimos madrugar y les fastidiamos la siesta”), iniciaron la vuelta para casa, después de una agradable e instructiva excursión que deja a los organizadores la tarea de empezar a preparar la próxima “porque esta gente es insaciable y ya la reclaman”.
Desde el club dan las gracias a todos los que han colaborado en la confección de la primera revista de Senderismo.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Desatascos y Fontanería ZZ
Covabet
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR