Publicidad
09 nov 2017

Compartir

Los cadetes de La Bañeza F.S. se llevaron un gran susto al verse involucrados en un accidente múltiple en Salamanca
Accidente-La-Bañeza-F-S-Cadete

El pasado día 4 de noviembre estaba siendo un sábado cualquiera para los cadetes del C.D. La Bañeza F.S., que se desplazan por la amplia geografía castellano leonesa para disputar la Primera División Regional Cadete de Fútbol Sala. Era la décima jornada y tras jugar el duelo en Guijuelo, con derrota por 2-0, aunque el resultado fue lo de menos, la expedición partía hacia Salamanca, donde tenía que recoger a los jugadores del equipo de Tercera División que estaban jugando otro partido en la capital charra. Cuando apenas habían pasado 15 minutos, les aguardaba una sorpresa de lo más desagradable. Alrededor de las 19:00 horas y a más de 200 kilómetros de casa, se vieron sorprendidos por un accidente en el otro sentido de la circulación de la autovía A-66 a la altura de la localidad de Fresno Alhándiga, en el que se vieron involucrados varios turismos. “Mirad, mirad, allí hay un accidente”, gritaron algunos de los jugadores bañezanos justo antes de que un fuerte estruendo silenciara a los doce ocupantes del minibús. Fue un sonido ensordecedor. Mientras miraban el accidente al otro lado, ellos fueron víctimas de otro. ¿Qué había pasado? ¿Contra qué o quién habían impactado? Se hizo el silencio durante unos segundos eternos, un silencio solamente roto por los gritos del conductor, F.G.C., quien a pesar de llevarse la peor parte no soltó el volante en ningún momento durante los 400 metros que anduvo el autobús desde la colisión hasta que se detuvo. Debido al olor a quemado, el entrenador y el padre de uno de los chicos ordenaron a los menores que abandonaran el vehículo y se quedaran cerca pero fuera de la calzada, ya que había un gran riesgo de ser atropellados por los coches que seguían circulando. Mientras uno de los adultos llamaba al 112 para que enviaran al lugar del suceso la ayuda pertinente, el otro intentaba tranquilizar al conductor que se encontraba atrapado entre su asiento y el salpicadero. Eran momentos de incertidumbre. Colocaron un triángulo luminoso a varios metros y también hacían señales luminosas con el teléfono  móvil para ser visibles al resto de conductores hasta que comenzaron a verse luces de ambulancias al otro lado, en el otro sentido de la circulación, pero en el minibús bañezano el conductor seguía atrapado en la cabina sin saber el daño que podía tener en las piernas. Llamadas a los padres para contarles lo ocurrido y tranquilizarles, llamadas del responsable de la empresa de autocares para enviar otro que recogiera a los chicos después y proseguir el viaje…, los nervios a flor de piel. Después de una media hora apareció una patrulla de la Guardia Civil para cortar  la circulación en ambos sentidos hasta que los bomberos de Béjar lograron excarcelar al conductor, único herido de todos los ocupantes con una fisura en una pierna y cuya pericia evitó una gran desgracia. Una vez que la situación recobró cierta tranquilidad, un guardia civil tomaba nota de los datos para el atestado del accidente mientras esclarecía los hechos. Ante la atenta mirada de los cadetes de La Bañeza F.S., les contaba como la Benemérita perseguía al conductor de un BMW robado, que en su huída a gran velocidad por la autovía colisionó con otros dos vehículos, uno de cuales saltó la mediana por el fuerte choque atravesándose en el camino de los bañezanos, siendo precisamente ese el objeto con el que se golpeó el minibús. El varón causante de este suceso se dio a la fuga campo a través, aunque fue detenido horas después por las fuerzas del orden y puesto a disposición judicial. Los cadetes bañezanos perdieron el partido en la cancha por 2-0, pero sin duda ganaron el partido más importante, el de la vida.
El pasado día 4 de noviembre estaba siendo un sábado cualquiera para los cadetes del C.D. La Bañeza F.S., que se desplazan por la amplia geografía castellano leonesa para disputar la Primera División Regional Cadete de Fútbol Sala. Era la décima jornada y tras jugar el duelo en Guijuelo, con derrota por 2-0, aunque el resultado fue lo de menos, la expedición partía hacia Salamanca, donde tenía que recoger a los jugadores del equipo de Tercera División que estaban jugando otro partido en la capital charra. Cuando apenas habían pasado 15 minutos, les aguardaba una sorpresa de lo más desagradable. Alrededor de las 19:00 horas y a más de 200 kilómetros de casa, se vieron sorprendidos por un accidente en el otro sentido de la circulación de la autovía A-66 a la altura de la localidad de Fresno Alhándiga, en el que se vieron involucrados varios turismos. “Mirad, mirad, allí hay un accidente”, gritaron algunos de los jugadores bañezanos justo antes de que un fuerte estruendo silenciara a los doce ocupantes del minibús. Fue un sonido ensordecedor. Mientras miraban el accidente al otro lado, ellos fueron víctimas de otro. ¿Qué había pasado? ¿Contra qué o quién habían impactado? Se hizo el silencio durante unos segundos eternos, un silencio solamente roto por los gritos del conductor, F.G.C., quien a pesar de llevarse la peor parte no soltó el volante en ningún momento durante los 400 metros que anduvo el autobús desde la colisión hasta que se detuvo. Debido al olor a quemado, el entrenador y el padre de uno de los chicos ordenaron a los menores que abandonaran el vehículo y se quedaran cerca pero fuera de la calzada, ya que había un gran riesgo de ser atropellados por los coches que seguían circulando. Mientras uno de los adultos llamaba al 112 para que enviaran al lugar del suceso la ayuda pertinente, el otro intentaba tranquilizar al conductor que se encontraba atrapado entre su asiento y el salpicadero. Eran momentos de incertidumbre. Colocaron un triángulo luminoso a varios metros y también hacían señales luminosas con el teléfono  móvil para ser visibles al resto de conductores hasta que comenzaron a verse luces de ambulancias al otro lado, en el otro sentido de la circulación, pero en el minibús bañezano el conductor seguía atrapado en la cabina sin saber el daño que podía tener en las piernas. Llamadas a los padres para contarles lo ocurrido y tranquilizarles, llamadas del responsable de la empresa de autocares para enviar otro que recogiera a los chicos después y proseguir el viaje…, los nervios a flor de piel. Después de una media hora apareció una patrulla de la Guardia Civil para cortar  la circulación en ambos sentidos hasta que los bomberos de Béjar lograron excarcelar al conductor, único herido de todos los ocupantes con una fisura en una pierna y cuya pericia evitó una gran desgracia. Una vez que la situación recobró cierta tranquilidad, un guardia civil tomaba nota de los datos para el atestado del accidente mientras esclarecía los hechos. Ante la atenta mirada de los cadetes de La Bañeza F.S., les contaba como la Benemérita perseguía al conductor de un BMW robado, que en su huída a gran velocidad por la autovía colisionó con otros dos vehículos, uno de cuales saltó la mediana por el fuerte choque atravesándose en el camino de los bañezanos, siendo precisamente ese el objeto con el que se golpeó el minibús. El varón causante de este suceso se dio a la fuga campo a través, aunque fue detenido horas después por las fuerzas del orden y puesto a disposición judicial. Los cadetes bañezanos perdieron el partido en la cancha por 2-0, pero sin duda ganaron el partido más importante, el de la vida.

Agradecimiento de La Bañeza Fútbol Sala

Ante el accidente sufrido por el autocar en el que regresaba del encuentro disputado en Guijuelo el equipo que milita en categoría cadete

Hace unos días, el autocar en el que viajaban nuestros jugadores del equipo cadete ha sufrido un accidente en su regreso de Guijuelo hacia Salamanca, en donde debía recoger a los jugadores del equipo sénior para proseguir el viaje de regreso a La Bañeza.
Lamentablemente el conductor del autocar quedó atrapado y debió de ser excarcelado por los bomberos y posteriormente derivado a un centro hospitalario de Salamanca, donde deseamos se recupere rápidamente de las heridas. Ninguno de los jugadores y miembros del cuerpo técnico que viajaban sufrió daño alguno y una vez sustituido el autocar prosiguieron su viaje de regreso a La Bañeza.
Todos los que formamos este club, jugadores, entrenadores, junta directiva, padres y colaboradores, queremos agradecer públicamente las numerosas muestras de cariño y llamadas recibidas de familiares y amigos ante la situación acaecida. Aprovechamos esta nota para tranquilizar a todos los que por una u otra vía nos han manifestado su inquietud y preocupación
Queremos agradecer, igualmente, las inmediatas llamadas recibidas por parte del concejal de Deportes del Ayuntamiento de La Bañeza y del alcalde D. José Miguel Palazuelo interesándose por lo sucedido y la situación de los jugadores, cuerpo técnico y conductor, y ofreciendo la ayuda que pudiéramos necesitar.
Reiteramos nuestro deseo de una rápida recuperación para el conductor del autobús que con su destreza y habilidad evitó males mayores.
MUCHAS GRACIAS LA BAÑEZA.

 

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR