Publicidad
04 feb 2017

Compartir

Teoría de la relatividad (Maternal)

Marta del Riego Anta

Hago en una semana tres entrevistas distintas. Un escultor que inaugura exposición, una pianista que saca disco y una mujer, de esas que llaman socialité, es decir, señora bien que sin ser actriz ni escritora ni tener una profesión definida sale de vez en cuando en las revistas. Entre medias, Martín se pone enfermo. O sea, que después de pasarme horas en un estudio helado a las afueras de Madrid; de un sorpresivo e increíble recital con un piano de cola Steinway; y de una casa decorada con gusto exquisito (por los siglos pretéritos) con antigüedades, terciopelos y bustos romanos, en mi pisito del Rastro me espera el Apiretal y los mocos. ¿Y qué pasa?
Nada. Que te haces flexible. Que con un lóbulo de tu cerebro eres capaz de pensar en cómo arrancaré el reportaje, y con el otro calculas a ver si le baja la fiebre, tendré que llevarlo al pediatra, pongamos un humidificador en su dormitorio, y el Ventolín, qué hago, ¿le aplico Ventolín?
Está claro que el trabajo no es incompatible con la maternidad. Ni con la paternidad, claro. De hecho pienso que las madres y los padres serían más felices si ambos trabajaran. Y viceversa. Los hijos son más felices si sus padres trabajan, si no están todo el día encima de ellos, si no se convierten en eso que ha dado en llamarse “madres helicóptero”.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR