Publicidad
07 May 2012

Compartir

Ordoño Alonso IV, el “Imperial”

A estas páginas yo traigo
hoy el más dulce romance,
que no está bien, mi lector,
que esta lectura te amargue.
Hoy te hablo de “Los Alonso”,
los que hacen los “Imperiales”,
la cuarta generación
de dulceros singulares
que Emilio Alonso fundó
el XIX, a finales.
Hoy un biznieto de Emilio,
siguiendo a su abuelo y padre,
es quien continúa la empresa
porque por tradición sabe
los ingredientes del dulce
hecho con mimo y con arte,
con fórmula tan secreta
que solo ellos la saben:
Dicen que azúcar y almendras
y… mucho huevo hay que echarle.
¡De verdad que le echan huevos!
¡Mas son huevos… imperiales!
Pero no nos dicen cuántos,
si una docena o dos pares,
que mantienen el secreto
y eso no hay quien se lo saque.

Quien hace esto es hoy Ordoño,
que es nombre de los reales
que reinaron en León
y hoy reina por estos lares,
que este Ordoño es “rey del dulce”,
y así debo aquí nombrarle.
Mas no solo el tal Ordoño
fabrica los imperiales,
que en “Imperiales Alonso”
hay más especialidades
para hacerte la boca agua:
pasteles de chocolate,
las sin par pastas de harina
y turrones de guirlache;
dominós de carnaval
para cuando te disfraces;
huecos buñuelos de viento,
que endulzan hasta los aires;
Y las pastas de San Blas,
que se devoran a pares,
porque si empiezas con una
repites hasta cansarte.

Su fama le ha acarreado
medallas, por centenares.
Han participado en diez
Ferias Internacionales
y en todas le han dado premios
a estos dulces singulares.
Hasta “dans l´Expo”, en París
le dan premio “les francaises”,
y es raro que los franceses
den algo a los de “La Espagne”.
Normal que, en “La Codorniz”,
hace décadas destaquen:
“Suculento bizcochuelo
ese de los “IMPERIALES”.

Así que, si a La Bañeza
tú vienes de visitante,
aquí te doy un consejo
“pa” quedar como los ángeles:
Si tú quieres quedar bien,
y quieres cumplir con alguien,
cárgate con varias cajas
cuando d´esta ciudad sales,
y llévale a tus amigos,
parientes y familiares,
la maleta bien repleta
d´este dulce inigualable.
Una caja a tu cuñado,
que, si está un poco distante,
en probando aquestos dulces
se le cambiará el semblante
y dirá de ti que eres
el cuñado más amable.
A tu suegra, si la tienes,
al menos debes llevarle
media caja, por lo menos,
para que no se te enfade.
Lleva también otra caja
“p´al” jefe donde trabajes,
que en estos tiempos de crisis,
al paro no ha de mandarte.
Tíos, primos y sobrinos
merecen también su parte…
Dirás que por qué pongo esto.
¿Te crees que lo hago de balde?
No. Es que el Ordoño me ordeña
comisión harto importante
por cada caja que venda
de sus dulces imperiales.
Un dulce que a todo el mundo
le llena y le satisface.
Para que bien se conserve
y el imperial no se aplaste
en caja que es de madera
tienen los dulces su envase.
Por fuera lucen los versos
que compusiera un buen vate
con estilo más poético
que el mismísimo Cervantes,
y que cuentan una historia
de los tiempo de los zares
que yo adapto a nuestros tiempos
con estilos más actuales:
“Murió el ruso imperial en el exilio,
del imperio español solo hay retales
y habrá crisis hasta el próximo concilio,
mas mientras vivan los hijos de Emilio
habrá imperio español y habrá imperiales
“pa” endulzar, sin rascarnos el bolsillo,
los nuestros tan golosos paladares”
Así yo acabo el romance,
y es normal que ya lo acabe,
porque ya me voy lanzado…
a catar los “IMPERIALES”.

Sin comentarios
ASISA
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies