Publicidad
10 dic 2016

Compartir

Crónicas Kafkianas

Marta del Riego Anta

El día a día es un tesoro ilimitado de situaciones kafkianas. Debería existir un blog o un programa de televisión que se titulara Crónicas Kafkianas donde la gente se desahogara. Ésta me sucedió hace unos días. Pretendía hacer  unos reajustes en mi factura de gas y de electricidad (que pertenecen a la misma compañía y apestan a algo denominado ‘monopolio’). Llamé a atención al cliente y escuché pacientemente la grabación: si usted quiere esto, pulse 1, si quiere lo otro, pulse 2, etc. Naturalmente, no había ninguna opción que se ajustara a lo que deseaba. ¿Qué hice? Toqué un número al azar. Escuché el tonillo de recriminación: “Este es el departamento de clientes premium, se ha equivocado, desde aquí no podemos hacerle esa gestión”. ¿Y no podría pasarme usted? “No, debe volver a marcar y esperar a que se ponga una operadora”. Volví a marcar, se acabaron las opciones y no se puso ninguna operadora. Llamé por tercera vez y pulsé otra tecla al azar. “Clientes premium”, respondieron. Oiga, pero si yo no he pulsado ninguna opción de clientes premium, ¿por qué me salta siempre ese departamento? “Tenemos registrado su teléfono como de cliente premium y automáticamente cuando llama se desvía a ese departamento”. Me dijeron que desde ahí no podían hacerme mi gestión, dije.

……………..(Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa)

@martadelriego
Superheroína del noroeste.blogspot.com

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR