Publicidad
21 jun 2015

Compartir

ANTIVACUNAS

Pedro Rubio

El tema está en candelero por el caso del niño enfermo de difteria. Sus padres, que parecen ser gente normal, dicen sentirse engañados por los colectivos antivacunas, que seguramente están compuestos en parte por buena gente que cree hacer lo correcto al negarse a vacunar a sus hijos. El movimiento antivacunas creció en Estados Unidos apoyado en gran medida en disparates de “científicos” tan prestigiosos como Jenny McCarthy, conejita Playboy, y su entonces novio, el actor Jim Carrey, que dijeron que su hijo era autista a causa de una vacuna. La insensatez fue apoyada por Oprah Winfrey, presentadora de un programa de televisión de enorme audiencia, y tuvo un gran eco mediático. Aunque luego se comprobó que el niño no era autista, sino que había sido mal diagnosticado, el mal ya estaba hecho: lo que sale en la tele es seguido por multitud de gente, para la que la caja tonta es su fuente de información principal.

…………Puede leer el artículo completo en nuestra edición impresa.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Funeraria La Cruz
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR