Publicidad
21 jul 2014

Compartir

Nueva exposición del Museo Alhajas en la Vía de la Plata
Detalle_de_un_traje_de_Candelario(Salamanca-1875)(Archivo-del-Museo)

El extraordinario y valorado Museo Alhajas en la Vía de la Plata, ubicado en la calle Juan de Mansilla de La Bañeza, acoge una nueva exposición en la que sus responsables han intentado dar una imagen renovada, de tal forma que, según explicaciones de su director Julio Carvajal, la sala que da acceso a los visitantes se inicia con el último momento de la indumentaria tradicional, que se circunscribe a los años 30 del siglo XX, mostrando un traje de hombre y otro de mujer en los cuales se observa claramente el uso de textiles manufacturados. Mientras la hechura es casera y la camisa del hombre procede del lino de los linares, el resto son fruto de las fábricas de la revolución industrial. La joyería de la mujer muestra la utilización de cuentas vítreas ya de 1930,  junto a otras anteriores del siglo XVIII.
Tras la segunda sala de didáctica, dedicada a la fotografía antigua e ilustrada con los comentarios del fotógrafo bañezano y miembro de nuestro Consejo Editorial, Manuel A. Raigada, se accede a la exposición permanente, estructurada por edades conforme al planteamiento de Concha Casado, quien forma parte del Consejo Asesor del Museo.
También cuenta con una primera sala infantil en la que se ha situado una vitrina central con muñecas de las distintas áreas geográficas de la Vía de la Plata.
En la sala de mocedad se observa la joyería con jardines, tema central de la nueva muestra. El jardín es una pieza con adornos florales hechos de tela, plaquitas metálicas o flores secas siempre vivas, con una o dos figuras de cera o barro a veces claramente identificables como el Niño Jesús. Según el etnógrafo José Luis Puerto, el pueblo es sabio y recoge lo que le parece esencial: la fe y la vida humana.
Ya en la sala de indumentaria de adultos se pueden contemplar distintas piezas, destacando la capa de Benavente junto a otra indumentaria de Sayago y de los valles que circundan la vecina ciudad zamorana, una de las áreas geográficas más diversas y llamativas en esta materia, como observó Miguel de Unamuno, quien en su momento abogó por su preservación.
Y en salas de joyería, la reservada a los pendientes y joyeles reúne variantes no expuestas de pendientes charros y zamoranos, además de joyería charra de oro y perlas que complementa alguna de las composiciones populares más lujosas de la Vía de la Plata.
La sala de azabache suele gustar mucho a quienes no se habían acercado antes al Museo, porque este material tiene un brillo profundo y las tallas son muy del gusto popular, de tal forma que contienen la magia y las creencias extendidas por el mediterráneo desde hace milenios. Los collares, con sus cruces góticas, su coral y sus sartas vítreas, explican el gusto y las creencias populares de las personas que vivieron en nuestras áreas geográficas.
La sala de patenas o medallas leonesas del siglo XVI también contiene los famosos jardines o medallones incluidos en collares o separados de ellos, y el broche de la renovada exposición es un traje de Candelario y esos jardines maragatos tan propios de la Vía de la Plata.

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Optica Vía de la Plata
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR