Publicidad
11 abr 2014

Compartir

Los “Potajerines” y el Interés Turístico Regional
SONY DSC

Manuel  A.  Raigada

Hoy, Viernes de Dolores, comienza la Semana Santa de La Bañeza, y si algo la distingue de la de otras poblaciones es la celebración del Santo Potajero.
La procesión de la pequeña imagen del Nazareno de apenas 60 centímetros —portada por niños y niñas cofrades de tan corta edad, vestidos con la túnica reglamentaria de la cofradía y la corona de esparto verde— es, verdaderamente, un momento con un encanto especial que en pocos lugares se puede contemplar.
La verdad, es una delicia ver desfilar a los “potajerines” (algunos de apenas un año de edad) en fila y tan formalitos por las calles aledañas a la capilla de las Angustias, lugares tan entrañables del mejor bañezanismo.
Igual de emocionante es el final de la procesión, cuando introducen al pequeño Nazareno —que parece que haya  salido a dar una vuelta por su barrio— en la capilla, mientras le cantan:
Santo potajero,
lléname el puchero
llénamelo más,
que está por la mitad.
No voy a entrar en explicaciones de esta tradición y sus siglos de existencia, ni en lo que significa el reparto de más de 2.000 raciones de potaje, bacalao, una pasta, pan y  una naranja, dado que muchos escritores e historiadores de La Bañeza ya lo han publicado  en numerosas ocasiones, pero sí me gustaría subrayar que, aunque solo fuera por lo anteriormente expuesto, la Semana Santa de La Bañeza  merece por lo menos ser declarada “De Interés Turístico Regional”. La prueba es que cada vez son más los medios periodísticos que se interesan por la celebración y se desplazan a la ciudad la mañana del Miércoles Santo para cubrir este evento. Ni que decir tiene que nuestra Semana Santa cuenta también con otras manifestaciones que en su conjunto son dignas de dicho merecimiento.

 

Recuerdo y reconocimiento a David González Falagán

Quiero, además, desde la portada de este Semanario que es el periódico de los bañezanos desde hace 82 años, dedicar un recuerdo y un reconocimiento a David González Falagán, que nos ha dejado recientemente y quien, durante los largos años de su presidencia en la directiva de la Cofradía de las Angustias, tanto contribuyó, y además de una forma tan desinteresada, a que la tradición del Santo Potajero y muchas otras en la ciudad se sigan manteniendo.

 

Sin comentarios
La Hacienda
Telenauto
Aparthotel Infanta Mercedes
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR