Publicidad
27 feb 2014

Compartir

Para educar, cada uno en su lugar
Un_momento_de_la_cuarta_conferencia(Joaquín)

Cuarta conferencia del ciclo “Hijos y Educación”

La información en el sistema familiar, que comprende tanto a la familia actual como a la herencia recibida de las que nos han precedido y han posibilitado nuestra vida, se transmite a nivel inconsciente. Esta es una de las conclusiones a las que llegó José Carlos Moro, maestro de Educación Especial y Máster en Pedagogía Sistémica, durante el desarrollo de la penúltima de las cinco conferencias que comprenden el ciclo Hijos y Educación, organizado por las AMPAS de los colegios Ntra. Señora del Carmen, San José de Calasanz, Ornia y Vía de la Plata.
La ponencia, que se celebró el viernes 21 en el salón de actos del Centro Cultural Infanta Cristina y que tuvo como título Para educar, cada uno en su lugar, partió de la base de que detrás de cada uno hay muchas generaciones de personas y que a la vida nadie llega solo. Por tanto, dar valor a la familia de origen es importante, pero aún lo es más darlo a la familia actual y a la pareja. Para ello es necesario que se cumplan tres leyes fundamentales: la pertenencia, el orden y el equilibrio.
Respecto a la pertenencia, es una ley sistémica en la que todos los miembros, tanto los que ya no se encuentran como los que están por llegar, poseen su propio emplazamiento en una familia. Cuando un miembro suplanta las cargas de otro, significa que hay algo que no funciona en la convivencia. Del mismo modo, aunque alguien sufra la exclusión, éste sigue conservando su peso en el sistema familiar, por lo que el vínculo nunca deja de existir a nivel inconsciente.
En cuanto al orden, el ponente defendió que muchos de los problemas de las familias actuales se deben a que a todos se nos trata por igual. Por el contrario, cada miembro familiar, desde los abuelos hasta los hijos, desempeña un lugar determinado en la misma, que provoca que la familia se desordene si éste se altera. Si se respeta este orden, la familia fluye y mejoran tanto la vida como las relaciones personales.
La tercera ley para educar bien se refiere al equilibrio. A veces queremos devolver a nuestros padres todo lo que nos han dado; pero no es posible: los padres siempre dan y los hijos siempre toman. De lo contrario, se estaría produciendo un desequilibrio.
Por último, José Carlos Moro incidió en la importancia de darle valor a la vida y dar gracias a los que estuvieron antes que nosotros por habernos proporcionado dicho don.
La última ponencia de este ciclo, Las recetas existen: estrategias sencillas, se celebrará el viernes 7 de marzo, a partir de las ocho de la tarde, tambien en el salón de actos del Centro Cultural bañezano.

Joaquín

1 Comentario
1 Comentarios
  1. De nuevo felicito al autor de este artículo por la síntesis de la conferencia y por hacerlo extensible a otras personas.

La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR