Publicidad
Hasta aquí puedo contar
Brooklyn gitano
Marta del Riego Anta Yo no lo sabía, pero resulta que en Madrid vivo en una zona protegida. En mi calle nunca hay robos, ni peleas, ni se trapichea con drogas, ni las aceras se agitan con los conflictos raciales y las persecuciones policiales que suceden dos calles más allá,...
Lenguas nuevas
Marta del Riego Anta Desde que estoy en el mundo de la comunicación he descubierto un nuevo idioma. Si alguien de otra empresa trabaja en un proyecto dentro de tu oficina se llama implant. Si les explicas a los fotógrafos cómo hacer fotos de un evento, les das un briefing....
Dos niñas hablan en la ventana
Marta del Riego Anta “Hola Lara”. “Hola Marina”. “¿Por qué vives en esa casa?”. “Porque la construyeron hace mucho, meses y meses”. “¿Cómo es tu casa?”. “Grande, tiene muchísimos cuartos”. “¿Por qué?”. “Porque la construyeron así”. Escucho esta conversación a través de las ventanas abiertas. En este verano eterno que...
Dadaísmo infantil
Marta del Riego Anta “¿Qué ves ahí, Martín?”. “Una señora y un tractor”. Contemplé el cuadro de El Lissitzsky y sí, podría haber una mujer y un tractor, o un hombre y un tranvía, o un mono y un barco. Podría haber cualquier cosa. El Dadaísmo es así: la negación...
Lobos y estrellas
Marta del Riego Anta Una voz dice: “Cuando era niña vi al lobo una vez. Estaba junto a la escuela. Pensé, qué perro más grande, y fui corriendo a contárselo a mi madre. Mi madre, dijo, ¡un perro que no conocemos!, y salió a la calle y cuando llegábamos a...
Barrio_elevado_en_lo_alto_de_un_montículo.
Peleas de barrio
Marta del Riego Anta Insultamos a uno de los chicos. No recuerdo qué dijimos, supongo que algo rastrero, ponzoñoso –como todo buen insulto‒ y ahí empezó todo. Sucedió una tarde de verano cuando yo tenía diez u once años y lo tengo grabado en la memoria. Como todos los niños...
Gamour de otra época
Marta del Riego Anta El otro día me sucedió algo. Llevaba todo el día pensando en mi padre. Me ocurre a menudo, voy andando por la calle y de pronto pienso en él, en cómo lo llamaría para contarle alguna noticia, alguna idea loca. Me ocurre cuando camino al trabajo;...
¡Ya sé leer!
Marta del Riego Anta “¡MAMÁA! Ya sé leer”. Gran frase de Martín de este fin de semana. Me llamó desde su camina, “miraa, aquí pone elefante”. Era un libro para aprender las letras y había una ilustración de un elefante del tamaño de una página. Obvio: E de elefante; no...
Sociología de Barrio
Marta del Riego Anta -No la entiendo —dice el hombre con acento cubano—. Durante esos años yo hice todo en la casa: tenía la nevera llena, limpiaba, cuidaba de las niñas. ¡Y me echa de casa! -Hay un componente sexista: al hombre que renuncia y se queda en casa cuidando...
Filosofía Otrora
Marta del Riego Anta El juego consiste en tirar una barra contra el cuerno de carnero plantado en el césped y derribarlo. Unos metros más allá, un grupo duerme la siesta sobre el prao. Los niños se columpian de cuerdas que cuelgan de los castaños de indias. Alguien se quita...
Hasta aquí puedo contar: El ritmo del toro
Marta del Riego Anta El niño de siete años reta al toro. Es un toro de madera con una rueda y dos varales, un carretón. Su hermana de tres lo mueve. Martín observa, quiere ser el toro y el torero, el que lleva el toro y el que finge con...
Felicidad o Frenesí
Marta del Riego Anta Mi abuela pasaba el día en un triángulo formado por el mirador de su casa, la calle del Reloj y la plaza Mayor, y como mucho se aventuraba hasta su huerta junto al Órbigo. Mi abuela charlaba con sus paisanos y veía todos los días el...
1 2 3 4 >
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR