Publicidad
Hasta aquí puedo contar
Filosofía Otrora
Marta del Riego Anta El juego consiste en tirar una barra contra el cuerno de carnero plantado en el césped y derribarlo. Unos metros más allá, un grupo duerme la siesta sobre el prao. Los niños se columpian de cuerdas que cuelgan de los castaños de indias. Alguien se quita...
Hasta aquí puedo contar: El ritmo del toro
Marta del Riego Anta El niño de siete años reta al toro. Es un toro de madera con una rueda y dos varales, un carretón. Su hermana de tres lo mueve. Martín observa, quiere ser el toro y el torero, el que lleva el toro y el que finge con...
Felicidad o Frenesí
Marta del Riego Anta Mi abuela pasaba el día en un triángulo formado por el mirador de su casa, la calle del Reloj y la plaza Mayor, y como mucho se aventuraba hasta su huerta junto al Órbigo. Mi abuela charlaba con sus paisanos y veía todos los días el...
Y tú no tienes hijos ni nada
Marta del Riego Anta Cuando alguna conocida lejana –suelen ser mujeres‒ te para por la calle o te saluda a las puertas del supermercado o cuando, sin ser siquiera conocida porque resulta que te la acaban de presentar, suelta, al tiempo que te mira de arriba abajo: “Y tú, ¿no...
Ranking de concentración
Marta del Riego Anta La semana que viene tengo por este orden: una reunión con una discográfica para organizar la presentación de un disco; una comida de prensa para publicitar un destino enoturístico; he de redactar un dosier sobre un estudio de arquitectura que acude a la Bienale de Venecia;...
Sangre antigua
Marta del Riego Anta Le picó una víbora. Estaba cavando la viña, cuando de pronto lo sintió en la pantorrilla: el mordisco. Su madre agarró a un pollo del gallinero, le hizo un tajo y se lo ató a la pierna con un cordel. Fue una noche infernal, el pollo...
Cambios
Marta del Riego Anta Creo que en la vida hay momentos de cambio y que debemos aprovecharlos. Turning point, wendepunkt. Hay que pararse a pensar, echar la vista atrás y preguntarse: ¿es esto lo que yo quiero? ¿Y es esto lo que quiero que siga siendo? A veces tú los...
Carta de amor
Marta del Riego Anta Quería escribir una carta a mi padre, a un hombre bueno. Y pensé, qué le interesa a la gente una carta a mi padre. Quería escribir una carta a la gente que leyera la carta a mi padre, al hombre bueno. Y pensé, qué le interesa...
Eugenia_y Marta_del_Riego_Anta-1976
Carnaval dentro de un armario
Marta del Riego Anta Hay tres niños vestidos con trajes largos y bolsos de colores, cada uno tocado con un sombrero, uno tiene plumas, el otro, flores, el último, un largo velo. Están muy serios en un patio cuajado de enredaderas y hortensias. No sabemos muy bien a qué época...
Mis agendas rojas
Marta del Riego Anta Cuando me fui de Vanity Fair me deshice de mis agendas. No de mis cuadernos, claro, los cuadernos que llevo a las entrevistas en los que apunto –con letra que luego me cuesta descifrar‒ detalles más allá de las preguntas: si el tipo mueve una ceja,...
La esencia de las cosas
Marta del Riego Anta Hay algo muy especial, muy esencial, en conversar con un labrador junto a sus tierras o su granja o la puerta de su casa. No es igual que conversar con un vecino del barrio o con la tendera o con un compañero de trabajo con el...
La Bañeza, ciudad sin ley
Marta del Riego Anta Cuando vivía en Londres veía a los bobbies con su curioso uniforme y su aspecto –aparentemente‒ inofensivo paseando entre los edificios victorianos. En Berlín, die Polizei patrullaba vestida de verde chillón –ahora se han pasado al azul‒ por todas partes. En Madrid, cada vez que cruzo...
1 2 3 4 >
La Hacienda
Telenauto
Covabet
Falmar
Automoviles Latorre
Manos Unidas
Cáritas
El Adelanto Bañezano mas de 80 años con  La Bañeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR